viernes , 24 noviembre 2017

Viaje a Puerto Viejo de Talamanca, Costa Rica

Dicen que el mejor equipaje es aquel que puede perderse y no te genera ningún inconveniente. Nuestro problema una vez desembarcamos al otro lado del golfo de Nicoya, en Paquera, no era perder lo que había dentro de nuestras mochilas sino el retraso que supondría esperar a que las encontraran o las dieran por perdidas en nuestro camino hacia Puerto Viejo de Talamanca.

Hablamos con uno de los dos conductores de los buses que se habían trasladado al otro lado del golfo dentro del ferry. Amablemente llamó a la empresa con la que habíamos contratado el servicio para informarse sobre lo sucedido, mientras tanto nosotros ya planeábamos qué hacer si no las encontraban. Por lo pronto suponía que nuestro viaje a Puerto Viejo no terminaría ese mismo día y además tendríamos que hacer noche en San José.

Afortunadamente, el conductor tras colgar el teléfono nos comentó que las mochilas las habían metido en una de las dos guaguas que teníamos justo enfrente de nosotros y tras unos minutos de mira por aquí y mira por allá finalmente en una de ellas las encontramos!

Viaje a Puerto Viejo de Talamanca

Aún algo nerviosos y sudando a mares pues hacía un calor infernal, subimos al bus y en dos horas llegamos a San José. Allí, en la estación de San Carlos, compramos otro boleto para llegar esa misma tarde a Puerto Viejo de Talamanca. Partimos a las 1:30 pm y aproximadamente a las 6:00 pm llegamos en una tarde-noche de intensa lluvia.

Puerto Viejo de Talamanca, Caribe costarricense

Totalmente agotados tras una jornada de doce horas trasladándonos de una costa a la otra llegamos a nuestro alojamiento, Casa Verde Lodge. Fue la recompensa a un largo día. Aquí pequeñas cabañas se sitúan en medio de frondosa vegetación. Es un lugar que invita totalmente al descanso y al relax. Cuenta con todas las comodidades, piscina, tv por cable, ventiladores, wifi gratuita… El lodge está situado en una zona céntrica pero lejos del ruido de los bares y restaurantes de la calle principal.

Casa Verde Lodge Puerto Viejo

En esta zona del Caribe recaló Cristóbal Colón en su cuarto y último viaje a América, en 1502, quién maravillado por el lugar no dudó en bautizar este lugar Costa Rica. Hoy en día en Puerto Viejo se respira un relajado ambiente afro-caribeño. La población autóctona del lugar son comunidades negras descendientes de esclavos de las colonias inglesas de Jamaica o Montserrat.

Poseen, además, un idioma propio llamado Patois, una mezcla entre inglés, español y francés que es imposible de entender. Paseamos por el pequeño pueblo disfrutando la tranquilidad del lugar, pese a ser la zona más turística del Caribe costarricense. Gente en bici de un lado para otro y un ambiente muy sosegado tras la agitada Semana Santa.

Llegar a Puerto Viejo

Durante la tarde y debido a que el tiempo no invitaba a ir de playa, descubrimos parte de la fauna que tranquilamente habita dentro de Casa Verde Lodge. En los alrededores de una zona acondicionada para observar ranas rojas y azules con manchas negras, es posible encontrar al aire libre algunas ranas rojas medio escondidas entre los árboles.

Basta con pasear un poco y poner atención en el curioso sonido que emiten para encontrarlas rápidamente y poder fotografiarlas. Además, en los senderos de las zonas comunes es posible encontrar algunos cangrejos que han encontrado un espacio ideal para vivir.

Animales en Puerto Viejo

La costa del Caribe costarricense, desde Puerto Viejo hasta Manzanillo, cuenta con unos 12 kilómetros extensión donde se alinean algunas de las mejores playas del país, Playa Cocles, Playa Chiquita, Punta Uva y Manzanillo. Una buena opción para recorrerlas es alquilar una bici. Entre las playas y la carretera principal existe densa vegetación que hay que cruzar por alguno de los senderos indicados para descubrir las cristalinas aguas de esta costa.

De Puerto Viejo a Playa Chiquita

Nosotros tras dos días alojándonos en el centro de Puerto Viejo decidimos acercarnos a una de sus playas, Playa Chiquita. En las proximidades se encuentra La Kukula Lodge, un establecimiento totalmente integrado dentro del paisaje que cuenta con ocho cabañas, para alojarse por parejas o bien en grupo, y una casa-suite ideal para familias.

La Kukula Lodge

La paradisiaca Playa Chiquita, una playa de arena clara a la que se llega atravesando un sendero de abundante vegetación que llega casi hasta la misma orilla. Se encuentra entre Cocles y Punta Uva, a las que también se puede llegar andando por la orilla del mar. Allí nos dimos nuestro primer baño en aguas del Caribe.

Playa Chiquita Costa Rica

Algo que merece mucho la pena es a primera hora de la mañana o un par de horas antes del atardecer es pasear por los senderos de La Kukula Lodge para observar la fauna del lugar. Es como encontrarte dentro de la selva por lo que puedes descubrir diferentes animales ajenos a tu mirada curiosa, monos, congos, tucanes, perezosos …  En silencio hay que prestar atención a los sonidos que te envuelven. En pocos minutos eres capaz de distinguir el sonido de un tucán, el aullido de un congo, un trogón, una rana …

Animales Costa Rica

De día y de noche es un aula privilegiada donde experimentar el contacto directo con la naturaleza. Al caer el sol y comenzar a oscurecer otros animales hacen acto de presencia. En la zona próxima a la piscina de La Kukula es posible observar ranas de ojos rojos e incluso, ayudado por Pepo (su amable dueño) o alguno de los empleados que se encargan de la vigilancia del recinto, puedes encontrar un perezoso.

Descubrir su figura moviéndose lentamente por los árboles y comiendo frutos de uno de ellos fue un verdadero acontecimiento para nosotros. Ellos conocen perfectamente los rincones en los que encontrar la fauna que habita y estarán más que encantados de recorrerlos contigo. Con Pepo además nos acercamos una de las noches a Puerto Viejo par a unirnos a una pequeña excursión por Playa Negra en busca de tortugas Baula.

Que ver en Costa Rica

Tras dos días de playa y de pasear cámara en mano por los senderos de La Kukula observando y fotografiando la fauna, pusimos rumbo a la ciudad fronteriza de Sixaola, al sur de Costa Rica. Un nuevo país formará parte de esta gran aventura: Panamá.

Datos prácticos de nuestro viaje a Puerto Viejo de Talamanca:

– Para llegar de San José a Puerto Viejo de Talamanca se debe tomar el bus desde la estación de San Carlos. Autotransportes Mepe es la empresa y el trayecto dura unas 5hrs (5.430 colones).

– En la estación de San Carlos encontramos varios taxistas que intentaron que contratáramos sus servicios inventándose diversos problemas de carreteras que íbamos a utilizar para llegar al destino y proponiéndonos una ruta alternativa en taxi. No todos son así pero hay que confirmar si lo que dicen es cierto o no antes de tomar una decisión.

– Puerto Viejo es manejable a pie o en bicicleta, todo lo tienes a mano, alojamientos, restaurantes, supermercados, lavanderías, discotecas, …

– La playa principal de Puerto Viejo (playa Negra) no es recomendable, se encuentra bastante sucia. Por contra playa Chiquita, Punta Uva merecen la pena.

Recuerda que puedes seguir viajando con nosotros pinchando en el índice de la Vuelta al Mundo. 

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones de verano y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro medico viaje Costa Rica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *