Sábado , 22 Julio 2017

3 días en Bangkok, lo que no debes perderte

Llegamos tempranito al Aeropuerto Internacional Suvarnabhumi, teníamos por delante 3 días en Bangkok para, tras encontrarnos con los nuestros en la terminal de llegadas tras 6 meses de viaje, conocer lo mejor de la ciudad.

En los rostros de la familia, y los nuestros, la alegría del reencuentro pese a que llevaban más de 24 horas de trayecto sumando horas de avión y esperas en aeropuertos, además de algo más de 11.000 kilómetros en sus espaldas para llegar hasta la capital de Tailandia. Tras un largo abrazo, juntos, nos dirigimos a nuestro alojamiento durante 3 días en Bangkok, el Centara Watergate Pavillion, mientras nos contaban cómo había sido viajar al otro lado del mundo y nosotros explicábamos aquellos lugares que más nos habían gustado durante este viaje.

Centara Pavillion Watergate Bangkok

El Centara Watergate Pavillion es un hotel de cuatro estrellas situado en las proximidades de una de las paradas del Bangkok Airport Rail Link que conecta, además de con el aeropuerto, con el BTS (Bangkok Transit System) Skytrain, un método de transporte que te desplaza cómodamente, no sólo de un punto a otro de la ciudad sino que además viaja al futuro pues vuela por encima de coches, buses, peatones, carreteras … Al más puro estilo Blade Runner. El único punto negativo que podemos atribuirle es que no llega a algunas famosas zonas de la ciudad como es el caso de Khao San Road.

Visitas durante nuestros 3 días en Bangkok

Primer día en Bangkok

Comenzamos con las visitas clásicas en la ciudad, esas que habíamos pospuesto hasta la llegada de todo el grupo para juntos realizarlas. Tomamos el Skytrain hasta la parada de Sapah Taksim, la única que conecta el Skytrain con el servicio público de barcos en el río Chao Phraya.

El río Chao Phraya recorre unos 372 kilómetros desde las llanuras centrales de Tailandia para desembocar en el golfo de Tailandia. Cruza la ciudad de Bangkok dividiéndola en dos. Numerosos barcos recorren durante el día el río realizando paradas en pequeños muelles donde población local y turistas se mezclan para moverse de forma barata y cómoda de un punto a otro de la ciudad evitando el denso tráfico. En la parada de Sapah Taksim tomamos el barco rumbo a la parada Tha Tien, ya que en las proximidades se sitúa el Gran Palacio Real.

• Visita al Gran Palacio Real

Visitamos la que fuera la antigua residencia de los reyes de Tailandia desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX. A la entrada los hombres de la casa tuvieron que tapar su indecorosa desnudez de rodillas hacia abajo con un pantalón prestado en la misma puerta. Aquí son muy estrictos en temas de vestimenta.

Tras el pago de la entrada, nos entregaron un mapa para, ordenadamente, recorrer el conjunto de edificios donde vivieron diferentes generaciones reales durante unos 150 años. Grandes estatuas de más de 5 metros nos dieron la bienvenida al Gran Palacio Real. Estas figuras mitológicas se denominan Thotkhirithon y se encargan de guardar los templos.

3 días en Bangkok

Flanqueados por enormes edificios en los que predomina el dorado y pequeñas piezas multicolores recorrimos este laberinto real que cuenta con numerosos templos, salas, jardines y patios. Uno de los templos más famosos es el Wat Phra Kaew, en su interior se encuentra el Buda Esmeralda, una figura de Buda realizada en jade.

Desafortunadamente, el templo se encontraba cerrado al público. Así que continuamos con el paseo rumbo a uno de los templos que nos llamó más la atención, por sus fotogénicos y cuidados jardines y por combinar el arte italiano renacentista con el arte tailandés, el Chakri Mahaprasad Hall.

Palacio Real Bangkok

Visitado el conjunto de templos del Gran Palacio Real nos dirigirnos a la famosa calle de Khao San para almorzar. Tomamos de nuevo el barco y nos paramos en Phra Arthit. Khao San es una de las calles más famosas del sudeste asiático. No por encontrar en ella monumentos de gran relevancia sino por la concentración de alojamientos a precios competitivos, restaurantes y puestos callejeros con todo lo que puedas imaginar.

Almorzamos en la próxima calle Soi Rambuttri en un puesto donde el plato de comida costaba poco más de un euro y eso es una constante en Tailandia. Comida deliciosa a precios irrisorios. Tras el barato almuerzo recorrimos Khao San sin poder evitar comprarnos algo de ropa a precios igualmente competitivos. Amamos los precios de Tailandia.

Segundo día en Bangkok

• Visita al Wat Pho en Bangkok

Al día siguiente continuamos con las visitas culturales en la ciudad aprovechando bien nuestros 3 días en Bangkok. Pusimos rumbo al complejo de templos Wat Pho situado próximo al Gran Palacio Real. Uno de ellos da cobijo a un magnífico Buda reclinado de 46 metros de longitud, el más grande de Tailandia, cubierto totalmente de pan de oro. Su gran tamaño y enormes pies donde están trazadas sus huellas y los 108 auspicios de Buda hacen de esta escultura una figura especial en Tailandia.

Wat Pho Bangkok

Hace honor a su nombre, pues por tamaño y gracias al pan de oro la figura está muy bien “iluminada”. Y es que Buda es un nombre honorífico que se otorga a quien ha logrado un completo despertar espiritual y el nirvana. Cada posición de Buda tiene un significado y suelen ser representados tanto en estatuas como en pinturas. Cuando lo observamos, como en este caso, reclinado quiere decir que ha alcanzado el nirvana.

Las diferencias en las representaciones de Buda también las vemos en el rostro pues la mayoría de las estatuas de Buda tienen los ojos cerrados o semicerrados ya que Buda no mira al exterior, sino hacia su interior. Este, sin embargo, los mantiene completamente abiertos y con su brazo derecho sujeta la cabeza y sus piernas están totalmente juntas. Para observar su gran extensión dimos la vuelta completamente a la figura, sorprendidos por su dimensión.

Al salir del templo nos volvimos a calzar y recorrimos varios de los edificios situados en el interior de este conjunto de templos. Quedamos fascinados por las estructuras llamadas chedis o estupas, un tipo de arquitectura budista con forma de cúpula. Debajo de ellas se suelen enterrar los restos de importantes personajes religiosos.

Templo Wat Pho Bangkok

Cuando el calor comenzó a apretar almorzamos en uno de los pequeños restaurantes de la zona. Degustamos arroz con piña, pad thai y alguno incluso se atrevió con el curry tailandés. Todo riquísimo y es que con la comida tailandesa nunca te equivocas siempre está deliciosa aunque en ocasiones resulte un poco, o demasiado, picante. Tras el almuerzo tomamos un pequeño barquito para cruzar al otro lado del río para así acercarnos al Templo Wat Arun.

• Visita al Wat Arun en Bangkok

Wat Arun es el Templo del Amanecer, un templo budista de estilo Jemer observable desde el río Chao Phraya, lo que lo convierte en uno de los símbolos de la ciudad de Bangkok. Accedimos al curioso templo y nos aventuramos a escalarlo porque, más que subirlo, casi que se escala debido al pequeño tamaño que tienen sus empinados escalones. El templo mide algo más de 80 metros y se encuentra decorado con figuras de soldados y animales de cientos de colores por lo que resulta bastante llamativo.

Wat Arun Bangkok

Desde lo alto se puede reconocer fácilmente el conjunto de templos que conforman el Gran Palacio Real, el Wat Pho y parte de la ciudad de Bangkok.

Tercer día en Bangkok

Durante nuestro tercer día en Bangkok decidimos acercarnos a alguno de los mercados flotantes de la ciudad. Elegimos el mercado flotante de Amphawa ya que, según leímos, es un mercado algo más tradicional y menos turístico que otros también visitables, como el Saduak. Al ser seis personas resultaba más económico reservar un taxi que llegar en transporte público, así que a la salida del hotel preguntamos y rápidamente se ofrecieron a llevarnos.

Nuestro deseo era llegar al pueblo de Amphawa para una vez allí tomar una embarcación motorizada y pasear cómodamente por el río. Sin embargo, tras algo más de una hora de trayecto el taxista se detuvo en el aparcamiento de una empresa que gestiona tours a los mercados flotantes de Saduak y Amphawa en una misma jornada. Algo sorprendidos por donde nos encontrábamos, escuchamos el tour que querían que contratáramos pero nada más ver el precio lo rechazamos.

Nos pedían 1.000 bath por persona (algo más de 20 euros) por dos paseos en barca visitando ambos mercados. Por un lado el precio nos parecía totalmente desorbitado para tratarse de Tailandia y por otro no era lo que nosotros buscábamos ni queríamos. Así que tras una agitada conversación con la persona que parecía estar encargada de los tours buscamos al taxista que nos había llevado para pedirle, por favor, que nos acercara al pueblo de Amphawa y poder organizarnos tal y como deseábamos.

• Visita al Mercado flotante de Amphawa

Quince minutos después nos encontrábamos en Amphawa contratando una embarcación para los seis por unos módicos 500 baht (poco más de 10 euros) y comenzando a visitar el mercado flotante. Cierto es que no se encontraba totalmente montado pues comienza a tener más ambiente a partir de las 16 horas de viernes a domingo, sin embargo, disfrutamos de un agradable paseo por el río a un precio más que razonable.

Mercado flotante Amphawa

El paseo en barco duró aproximadamente unos 45 minutos e hicimos un circuito circular en el río donde se monta el famoso mercado flotante. Sólo algunas embarcaciones se encontraban cocinando comida y vendiéndola al público pero pudimos hacernos una idea del ambiente que debe tener cuando se llena todo de embarcaciones y comienzan las transacciones de mercancía de una barca a otra.

Al terminar, paseamos un poco por los alrededores y posteriormente nos acercamos al mercado Mae Klong, también llamado “Mercado del tren”, situado a unos 6 kilómetros del mercado de Amphawa.

• Visita al Mercado Mae Klong, el mercado del tren en Tailandia

El mercado Mae Klong es especialmente conocido por situarse sobre las vías del tren. A principios de los año XX el gobierno decidió hacer coincidir el paso del tren con el emplazamiento de este antiguo mercado. Ni un poquito más a la derecha ni un poquito más a la izquierda, justo por el mercado. Los comerciantes, que deben ser más cabezotas que los políticos, decidieron que por un tren no iban a cambiar su ubicación y ahí siguen. Cada día colocando sus mercancías, fruta, verduras, pescado, … sobre las mismas vías por donde transita la locomotora.

Mercado Mae Klong

El tren pasa ocho veces al día por entre los puestos, así que llevamos apuntadas las horas en las que podíamos coincidir con él, 11:30, 14:30 y 15:30. Llegamos a las 14:20 al agitado mercado y cruzamos los dedos para que con puntualidad británica pasara. Imposible que fuera más exacto, a las 14:30 comenzamos a escuchar a lo lejos la bocina del tren y en unos segundos vimos una luz frontal acercándose. Aún nos asombramos con la agilidad de los comerciantes para montar y desmontar sus mercancías en cuestión de segundos.

Felices por lo bien que habíamos completado el día de excursión tras el pequeño incidente del inicio, regresamos de nuevo al hotel para descansar un poco y prepararnos para cenar en el restaurante “Chili Hip” situado en el punto más alto del hotel Centara. Fue una magnífica despedida de la ciudad disfrutando de unas vistas privilegiadas durante el atardecer y en la noche.

Restaurante Chili Hip Centara

Tras 3 días en Bangkok, empaquetamos de nuevo todas nuestras cosas en mochilas y maletas para continuar explorando Tailandia. Nuestra siguiente parada es la ciudad de Chiang Rai, situada en el norte del país. Cumplimos estos días seis meses de viaje por lo que hemos pasado ya el ecuador y la vuelta cada vez nos parece más cercana en el tiempo.

Después de Tailandia el plan es visitar parte de Malasia y Camboya con unos amigos y posteriormente volar a Vietnam desde donde pasar a visitar Laos. En octubre planeamos estar en Tokio y así tomar el siguiente vuelo de nuestro billete de Vuelta al Mundo saliendo desde Bangkok. Tras Japón visitaremos la temible India para casi a mediados de noviembre, y antes de llegar a España, detenernos en Amman y visitar un destino por conocer, Jordania.

Datos prácticos para 3 días en Bangkok:

– El precio de la entrada al Gran Palacio Real es de 500 baht.

– El precio de la entrada al templo Wat Pho es de 100 baht .

– El precio de la entrada al templo Wat Arun es de 50 baht.

– Cada trayecto por el río Chao Phraya cuesta 15 baht.

– La excursión en taxi privado desde el hotel hasta el pueblo de Amphawa y en el regreso parando en el pueblo Mae Klong nos costó 1200 baht.

Vota esta publicación – 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00
Cargando…

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Tailandia

7 Comentarios

  1. si vas a Camboya …pregunta por un tal Leopoldo Acosta Cabo es mi primo!!! dale saludos!!

  2. ja ja…te contesto en cuanto hable con su hermana!!!

  3. es más joven q tú…perdona!!! je je

  4. El pueblo ee llama SIHANOUKVILLE…y lo conocen a él allí…tú pregunta y te dicen!!! le das un beso de mi parte y q estoy desconsolada por ir!!!

  5. Hola
    me puedes decir donde o como compruebas los horarios del mercado del tren para poder acercarnos y verlo pasar?

    • Hola Maite,

      Nosotros nos presentamos allí sin saber demasiado sobre los horarios, no obstante vimos pasar 2 trenes por el mercado. El tiempo que pasó entre el paso de los trenes los dedicamos a pasear por el pequeño mercado y a comer algo.

      Tal vez via Google puedas encontrar info más detallada y al día. Dicho esto, puedes combinar el mercado con la visita al mercado flotante de Amphawa y así tener un día algo más completo.

      Espero disfrutes del viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *