miércoles , 20 septiembre 2017

Entre murales en Georgetown, Penang

Con muchas ganas de dejar atrás la agitada vida de Kuala Lumpur buscamos un lugar en Malasia más tranquilo, con menos gente y tráfico, donde poder disfrutar de varios días. Dimos con el sitio perfecto muy al norte del país, un punto donde disfrutar con nuestros amigos entre murales en Georgetown, Penang.

Murales en Georgetown

Desde Kuala Lumpur a Georgetown

Desde la capital malaya tomamos un bus de 5 horas rumbo a esta pequeña isla situada en la costa noroeste de Malasia especialmente famosa en los últimos años por contar con una ciudad colonial repleta de arte callejero, Georgetown, su capital. Atravesamos de sur a norte el país. A pocos kilómetros de la frontera con Tailandia cruzamos uno de los puentes que unen el continente con la isla de Penang para así llegar a la estación de Sungai Nibong, un poco alejada del corazón de Georgetown. Esperamos el bus local durante un rato y al ver que tardaba demasiado, tomamos un taxi directo a nuestro alojamiento durante cinco días, Soul Kitchen Residence Midtown.

Nuestra amiga Mariana no daba crédito a la forma de conducir del amigo pakistaní taxista. Contando sus batallitas de cuando era un gran futbolista, agarraba el volante sólo en los momentos necesarios, es decir, cuando estaba bien situado en su carril y quería volver a circular sobre la línea que divide los diferentes carriles de la carretera. Un maestro de la conducción. Encontramos el alojamiento cuando contento, nos contaba que ya había acabado el Ramadán y lo había celebrado comiéndose cinco pollos.

Como decíamos, para nuestra estancia elegimos una casa antigua realizada en madera que ha sido remodelada para acoger a grupos de amigos o familias, pues cuenta con tres habitaciones distribuidas en dos plantas, y un baño en cada uno de ellos. Un acogedor hogar en esta antigua colonia inglesa declarada Patrimonio de la Humanidad desde 2008.

Soul Kitchen Residence Midtown

Esa misma noche salimos a degustar la comida malaya en uno de esos los numerosos puestos callejeros que se pueden encontrar a lo largo y ancho del país y que, obviamente, no cumplen con los requisitos sanitarios básicos del nuestro pero donde probablemente se degusta la comida más sabrosa de cada rincón. Precios de risa y ningún problema estomacal. Estamos comenzando a pensar que en Europa hay demasiadas leyes y restricciones.

Food Court Penang

Murales en Georgetown. Recorrido a pie

Nuestro primer día en Georgetown lo dedicamos a explorar a pie el centro histórico de forma diferente y divertida. Con un eficaz plano en la mano donde se indicaban no los edificios más importantes de la ciudad sino los murales más interesantes, fuimos buscándolos uno a uno como si de un tesoro se tratara.

Murales Penang George Town

El autor de esta ingeniosa obra, Ernest Zacharevic, ha creado más de una veintena de murales distribuidos por toda Georgetown, algo que te obliga a dedicar al menos dos días a su búsqueda y fotografiarlos. Sin duda, una manera diferente de descubrir recónditos rincones. Lamentablemente algunos de estos murales se encuentran en muy mal estado y otros están casi borrados. Pero bueno, es una idea que pueden tomar otras pequeñas ciudades en el mundo. A nosotros nos gusta para la nuestra; murales pequeños, discretos y adaptados al entorno.

Murales Georgetown Penang

Además de murales nos fuimos encontrando curiosas esculturas de forja en forma de cómics donde se explican los nombres de las calles y en pequeños diálogos entre personajes cuentan curiosidades de la ciudad o acontecimientos históricos. Aprovechamos este tipo de esculturas para poner en marcha la imaginación y sacar divertidas fotos.

Arte callejero Penang George Town

También nos dio tiempo a descubrir algún que otro templo chino, hindú … que se encuentran dispersos en la ciudad. Entramos al templo chino Khoo Kongsi construido en 1906 un ejemplo de la importante presencia china en Penang producto de migraciones de diferentes familias en busca de una vida mejor. Ha sido reconstruido en varias ocasiones por lo que presenta un estado de conservación fantástico. Lo tuvimos todo para nosotros pues no había ningún otro visitante en el momento que casualmente lo encontramos.

Templo chino Penang

Durante la búsqueda de murales, y esculturas y templos, pudimos disfrutar de la arquitectura colonial de la ciudad, que si bien está algo en decadencia y necesita ser tratada de forma urgente para su conservación, te permite jugar con la imaginación y hacerte una idea del ajetreo portuario de siglos atrás con mercaderes de mil lugares.

Echamos de menos alguna calle peatonal donde poder pasear sin jugarnos la vida entre los coches y las motos. Además, al igual que en Kuala Lumpur, y podríamos decir que en gran parte de Asia, es frecuente encontrar basura por muchos rincones. Sin duda es algo que se debe mejorar en este continente.

Georgetown colonial Penang

Visita a Batu Ferringhi

Dos días dedicamos a inspeccionar la ciudad de esta curiosa forma. El tercero de ellos nos dirigimos a la zona norte de la isla, rumbo a la playa, rumbo a Batu Ferringhi. A escasos 20 metros de nuestro alojamiento pasa el bus 101 que va directo a esta zona. En una recorrido de aproximadamente 40 minutos llegamos a un pequeño pueblo turístico especialmente conocido por su playa.

Nos acercamos a ella y descubrimos que no estaba tan mal como nos habían comentado. Esa opinión la mantuvimos hasta que encontramos unos verdes riachuelos (cloacas) que se fundían directamente con el mar otorgándole un color poco apetecible. Las toallas y bañadores no salieron de la mochila. Nos dedicamos únicamente a disfrutar del fresco paseo junto a el mar que bien merecía la pena.

Batu Feringhi Playa Penang

Parque Nacional Penang

A unos quince minutos de la playa de Batu Feringhi se encuentra el Parque Nacional de Penang. Cuenta con senderos señalados que terminan en playas, Turtle Beach y en Monkey Beach. A la entrada nos ofrecieron unos tickets para llegar en lancha hasta Monkey Beach (110 ringit por persona) que declinamos amablemente pensando que podríamos llegar andando y una vez en la playa decidir si regresar andando o en lancha. Angelitos. No íbamos nada preparados para la caminata.

A los 10 minutos ya estábamos sudando completamente, como si nos hubiéramos dado un baño en alguna de las apetecibles playitas que fuimos encontrando por el camino. Con cada paso que dábamos, veíamos como un lejano sueño llegar a Monkey Beach. Decidimos pasear durante algo más de dos horas (ida y vuelta) contentándonos con las vistas a pequeñas playitas desde el sendero. Mucho más apetecible el baño aquí que en Batu Ferringhi.

Parque Nacional Penang

Pasamos mucho calor en Penang, no lo podemos negar. Demasiado calor. Por momentos fue duro perdernos entre los callejones sin poder echarnos unas cervezas para refrescarnos pues a más de tres euros por lata en los supermercados resulta un auténtico robo.

Afortunadamente eso cambiaría en nuestro próximo destino, sobretodo para alegría de nuestro amigo Salva que afirma que un viaje sin birras, no es un viaje. Avión de Malaysian Airlines preparado para llevarnos hacia nuestra próxima aventura. Sí, avión con la misma compañía que posee uno aún desaparecido y otro derribado unos meses atrás, pero que habíamos reservado desde principios de año cuando organizamos este genial encuentro con nuestros amigos. Por supuesto que llegamos!

Datos prácticos desde Kuala Lumpur a Penang:

– Desde Kuala Lumpur Puduraya tomamos un bus a Penang por 38 RM.

– El taxi desde la estación de bus Sungai Nibong a nuestro alojamiento nos costó 40 RM (cuatro personas).

– El alojamiento en Soul Kitchen Residence Midtown no incluye desayuno.

– La entrada al Parque Nacional es gratuita.

Recuerda que puedes seguir viajando con nosotros pinchando en el índice de la Vuelta al Mundo. 

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Malasia

4 Comentarios

  1. Pues se pegaron un recorrido bien completito. Espero que cumpliera las expectativas en lo que a visita cultural y gastronómica se refiere. Ya sabemos que la climatología por esas tierras en estos meses del año es de sudar la gota gorda, yo en las otras dos veces que hemos ido hemos cogido en la época de Semana Santa y quieras que no con algo de lluvia el ambiente refresca. Es un sitio adecuado para una escapadita de finde sin complicaciones.

  2. Gracias encanto los murales, un dia ire por ahi.
    Besitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *