Viernes , 26 Mayo 2017

Hoi An y la playa Cua Dai

Partimos desde la imperial Hué hacia la siguiente ciudad en nuestro mapa, una ciudad famosa por sus farolillos de mil colores y su playa, queríamos ver y visitar Hoi An y la playa Cua Dai. A las 12 de la mañana, muy puntual, pasó un bus a recogernos por fuera de nuestro alojamiento y para nuestra sorpresa era un sleeper bus. Casi morimos de la risa.

Los habíamos intentando evitar durante este viaje pero no fue posible. Y es que, probablemente, un viaje a Vietnam sin experimentar este singular transporte esté incompleto. Afortunadamente lo probamos en el más corto de los trayectos, tan sólo cuatro horas de carretera nos separaban de nuestro siguiente destino.

Autobuses en Vietnam

No vas sentado ni tampoco acostado sino en una posición intermedia, por lo que no resultan especialmente cómodos si mides más de un metro setenta. Ninguno de los dos cabíamos completamente estirados en los asientos diseñados para el tamaño vietnamita por lo que pasar una noche en uno de ellos hubiera sido una pequeña-gran tortura, especialmente para Marcos.

Además de comprobar nuestra diferencia de estatura con la población local, las cuatro horas de trayecto nos permitieron también confirmar que los rumores sobre la temible conducción en Vietnam era cierta. Por alguna extraña razón nuestro conductor sentía la necesidad de adelantar a cualquier vehículo que encontrara en su camino y no parecía importarle encontrarse con otros vehículos circulando en el carril contrario pues creía que con su claxon podría hacerlos desaparecer. Preferíamos ni ver la carretera.

¿Dónde dormir en Hoi An?

Afortunadamente completamos el trayecto sin percance alguno. Llegamos a Hoi An casi anocheciendo y con una cortina de lluvia enturbiando nuestra primera imagen de la ciudad. Teníamos la primera noche reservada en un lugar realmente increíble, uno de esos con los que todos soñamos alguna vez: Villa Hoa Su. Este hotel se encuentra situado a unos treinta minutos a pie (diez en bicicleta) del centro de Hoi An.

Es un edén dentro de la ciudad, una burbuja de tranquilidad con una piscina al aire libre rodeada de vegetación que termine desconectar totalmente de todo y sobrellevar mejor el calor sofocante de la ciudad en agosto. Y a eso nos dedicamos al día siguiente, a disfrutar de la tranquilidad de ciertos rincones en Vietnam. Una jornada de vacaciones dentro de las vacaciones, que ansiábamos desde que aterrizamos en el país y por fin aquí la disfrutamos.

Villa Hoa Su, Hoi An

Recorriendo Hoi An a pie

Al día siguiente nos mudamos al corazón de la ciudad para sentir su pausado latir y poder así recorrer el centro a pie, sin necesidad de bicis. Queríamos tenerlo todo más a mano. Tras dos minutos caminando por sus calles nos enamoramos completamente de esta pequeña ciudad con sabor tradicional situada a orillas del mar de China. El casco antiguo se encuentra repleto de pequeñas casitas de color ocre con paredes llenas de bunganvillas que le dan un toque especialmente pintoresco.

Descubrimos, animados, que los vietnamitas viven de forma más pausada en este sensual rincón de Vietnam, no transitan poseidos en motos de un lado a otro sino que muchos circulan pausadamente en bicicleta, otros esperan pacientemente en sus tuk-tuk a pedal turistas que quieran dar un paseo o pescan en río Thu Bon … mientras, nosotros los observábamos tomándonos algún zumo de fruta fresca a la sombra con la primera sensación de estar disfrutando completamente de Vietnam.

Hoi An y la playa Cua Dai

De compras en Hoi An

Aparte de descubrir que Hoi An es uno de los lugares más tranquilos de Vietnam, observamos que también esta pequeña ciudad es famosa por sus calles abarrotadas de pequeños comercios de sastrería donde se confeccionan trajes a medida. Éstos se dispersan por toda la zona centro, casi uno detrás de otro.

En muchas ocasiones los dueños de las tiendas se te acercan preguntándote de dónde eres, cuando llegaste a Hoi An, para posteriormente invitarte a ver su tienda, el típico truco para captar tu atención. Nosotros declinamos todas las invitaciones pues no teníamos intención de comprar ningún traje, aunque algunas bodas tenemos a la vista el próximo año y no hubiera sido una mala idea hacernos aquí uno a medida. Aparte de trajes, seguro hubiéramos encontrado zapatos a juego, así como souvenirs para todos, … hay de todo y con miles de colores!

Hoi An, farolillos

Cerrábamos los ojos al pasar por delante de las coloridas tiendas para no tentarnos y terminar cargando aún más nuestras mochilas  y los abríamos en los pequeños templos que también se encuentran dispersos en la ciudad. Para algunos de ellos es necesario haber comprado un ticket combinado sin embargo, en otros puedes entrar de forma gratuita y eso hicimos. La mayoría son muy pequeñitos y se visitan rápidamente.

Centro histórico Hoi An

El centro histórico de Hoi An es verdaderamente bonito pero lo es más aún al caer la noche. El calor no aprieta tanto, la suave brisa marina se adueña de todo y miles de farolillos de colores brillan a su máxima intensidad. En las terrazas y balcones de los numerosos restaurantes seguro se cena de lujo, cosa que no hicimos pues se nos salía de presupuesto. Hoi An es turística, mucho, y se nota el aumento de precios con respecto a otras zonas del país.

Puente japonés de Hoi An

Además de los pequeños templos en Hoi An es especialmente conocido un pequeño puente japonés prueba de su asentamiento en Hoi An durante varios siglos. Y es que durante un tiempo chinos y japoneses compartieron la ciudad. El templo se encuentra realizado en madera y afortunadamente sobrevivió a la guerra, Hoi An fue menos atacada que la vecina Hué. Para atravesarlo hay que pagar entrada, así que nos conformamos con verlo desde el exterior.

Puente Japones Hoi An

Nos acercamos también al mercado de Hoi An pero a una hora intempestiva pues sobre las tres de la tarde poco movimiento observamos. La mayoría de los vietnamitas yacían sobre una tabla o en el propio suelo llevando a cabo algo muy tradicional en España, la siesta. No quisimos interrumpir su momento de descanso, totalmente comprensible además porque el sol esos días era abrasador y decidimos irnos a otro lugar más refrescante.

Mercado central Hoi An

Playa Cua Dai en Hoi An

A escasos 5 km del centro está la playa de Hoi An, de nombre Cua Dai. Acalorados como estábamos de recorrer durante dos días y medio el centro de la ciudad decidimos acercarnos a la costa a refrescarnos un poco con la brisa marina. Para llegar podíamos ir en taxi, en moto o en un agradable paseo en bicicleta. Nuestra elección estaba clara, tocaba pedalear! Llegamos a la costa tras unos 20 minutos de paseo entre arrozales y nos encontramos una playa llena de vida: restaurantes, hoteles, actividades acuáticas de diverso tipo … increíble estampa si brilla el sol.

Playa Cua Dai Hoi An

Dos días completos en Hoi An y la dimos por visitada. Tocaba enfrentamos a nuestro siguiente reto, llegar a la capital del país, Hanoi. Desde este punto tenemos también varias opciones: el sleeper bus vietnamita que tarda la friolera de casi veinte horas, el tren nocturno o tomar un económico avión desde Danang. La elección estaba clara.

Datos prácticos de Hoi An:

– El alojamiento lo encontramos bastante bien en relación calidad-precio. Un homestay ronda los 18$ con desayuno incluido. Los homestay son muy limpios e incluyen internet WiFi, TV por cable, aire acondicionado y desayuno. Nosotros nos alojamos en el Flowergarden Homestay.

– Una manera de moverse por la ciudad es en bicicleta, se alquilan desde 1$ por día.

– Para ir desde Hoi An al aeropuerto de Danang se puede tomar un transfer que sale a determinadas horas, cuesta 100.000 VDN y tarda alrededor de 60 minutos en llegar. Alternativamente un taxi ronda los 300.000 VDN y tarda unos 30 minutos en llegar.

– En la ciudad se venden tickets combinados donde eliges visitar cinco monumentos por 120.000 VDN. No lo compramos pues hay bastantes templos en los que no tienes que pagar.

Recuerda que puedes seguir viajando con nosotros pinchando en el índice de la Vuelta al Mundo.

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Vietnam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *