miércoles , 20 septiembre 2017
Taj Mahal al atardecer

El Taj Mahal al atardecer

Tras dos noches en el aburrido pueblo de Sawai Madhopur y sin lograr ver Tigres de Bengala en la Reserva de Ranthambore emprendimos nuevamente el camino hacia el plato fuerte de toda visita a India. Agra nos esperaba con los brazos abiertos para darnos un efusivo abrazo. Esa ciudad acoge una de las 7 maravillas del mundo, el Taj Mahal, un meca viajera en mayúscula. Coincidía además el día de nuestra llegada con la fiesta del Diwali en toda India. El Taj Mahal al atardecer, nos esperaba. No podíamos faltar a la cita.

Taj Mahal al atardecer

De Ranthambore a Agra en coche

Quedamos con nuestro conductor a las 9 de la mañana en el exterior de nuestro hotel en Ranthambore para, tranquilamente, hacer los 240 kilómetros que nos separaban de Agra. Salimos del pequeño pueblo de Sawai Madhopur y antes de tomar la carretera principal directos a Agra, paramos en un pequeño puesto para comprar algo y desayunar. Nos hicimos con algunas galletas, unos jugos y un refresco.

En este tipo de desplazamiento nunca se sabe si encontrarás un lugar apetecible para almorzar, así que más vale hacerse con un buen surtido. Una vez más, ya perdimos la cuenta, Marcos recibió una botella que había sido previamente rellenada. ¡Menos mal que siempre hacemos la prueba del algodón antes de beber! Un viaje de más de 5 horas en coche con dolores estomacales en India debe ser una auténtica pesadilla.

Camino a Agra

A mediodía tuvimos una intensa experiencia India. Paramos a almorzar en un auténtico antro en mitad de ninguna parte. Nunca habíamos visto un lugar tan sucio. Las moscas campaban a sus anchas, eran las dueñas y señoras del recinto que constaba de tres mesas, una cocina muy básica y sucia además de un frigorífico con condimentos de Dios sabe que fecha de caducidad rezaba en ellos.

Las botellas de agua situadas a la entrada del kiosko-restaurante tenían precipitados y las cubría una capa de polvo propia del interior del desierto. Así que un refresco era lo único que estábamos seguros de que podíamos tomar para beber y para comer pedimos tres paquetes de papas que junto con las galletas que sobraron por la mañana hicieron calmar nuestras tripas. Yolanda se vió comprometida a probar un poco de pan chapati que le ofreció el conductor pensando que su estómago tras 10 meses de viaje estaría ya adaptado ¡qué ilusa! Menos mal que los dolores llegaron durante la madrugada.

Comida de carretera India

Rellenos nuestros estómagos a base de una dieta bastante discutible pero segura nos pusimos de nuevo en marcha. Volvimos a la carretera y de camino a Agra nos detuvimos en uno de los famosos aljibes escalonados que hay en India. En vista de que había tiempo de sobra para llegar a Agra y ver el Taj Mahal al atardecer, accedimos a parar en este lugar en medio de ninguna parte de nombre el Chand Baori. Bastante impresionante y recomendable.

Visita a Chand Baori, una cisterna escalonada cerca de Agra

Se dice que el Chand Baori es de las cisternas más antiguas de todo el Rajasthán. Fue mandada a construir por el Rey Chandra y data del siglo IX. Sus dimensiones sinceramente impresionan nada más acercarse a la orilla pues posee algo más de 3.000 escalones, distribuidos en unos 20 metros de profundidad a través de 13 niveles. Su disposición es cuadriculada. La entrada se encuentra en el costado norte de la cisterna donde encontramos un amplio pasillo sostenido por numerosos pilares. Llaman especialmente la atención dos bellos balcones con imágenes de Ganesha y Mahishasurmardini.

Cisterna Chand Baori

¡Happy Diwali!

Tras recorrer la cisterna volvimos de nuevo al coche y pusimos rumbo a la ciudad de Agra, sin realizar más paradas durante el camino. Ese día coincidía con la celebración del Diwali que no es más que el año nuevo del hinduismo (también celebrado por los Sikhs y los Jainistas). La fiesta del Diwali dura 5 días y se celebra durante la luna nueva del mes de Kartika, el mes sagrado (que cada año puede caer entre el 21 de octubre y el 18 de noviembre).

Se trata de una festividad nacional durante la cual indios de todo el mundo se reúnen para para celebrar la conocida como Festividad de las Luces. La luz se impone sobre la oscuridad, el bien sobre el mal. Viene a ser como la navidad cristiana pero aplicada al hinduismo. Todo hinduista que se precie se planifica para esta festividad limpiando y decorando a fondo su casa. Además, tal y como pasa en cualquier otra parte del mundo, los indios compran en masa ropa nueva para así lucir sus mejores galas de cara a esta celebración nacional. Como en toda celebración, en esta no faltan los manjares a la hora de comer. Muchas celebraciones son entorno a una mesa y esta tampoco iba a ser menos. Platos dulces y elaborados son los platos estrella aunque cada familia tiene su preferencia a la hora de comer.

Según la leyenda, durante el siglo XV el Rey Rama y su mujer volvieron a su Reino en el norte de India tras permanecer encarcelados en el exilio. Debido a esto sus súbditos estaban tan felices que comenzaron a tirar cohetes y fuegos artificiales es por ello que se supone que esta es la manera en que se celebra el Diwali.

Happy Diwali desde #Agra … mañana visitaremos el Taj Mahal 🙂

A post shared by Yolanda & Marcos (@lagavetavoladora) on

El Taj Mahal al atardecer

Llegamos a Agra sobre las 3 de la tarde y decidimos ir directamente a ver el más famosos de los mausoleos pero desde otra perspectiva, queríamos ver el Taj Mahal al atardecer. La ciudad se encontraba bastante tranquila (ventajas del Diwali) así que conseguimos llegar bastante rápido, apenas había tráfico. Según la web oficial del Taj Mahal este abre desde el amanecer hasta que el sol se oculta y ¡cierra los viernes! Importante.

Nosotros no pensábamos entrar ese día, así que buscamos un lugar desde donde ver el Taj Mahal al atardecer y gratis. Encontramos un lugar a las afueras del recinto que posee una zona gratuita y otra que consta de unos jardines a los que acceder pagando 5 rupias para los indios y 100 rupias para los extranjeros. Tal vez este lugar segundo lugar sea más bucólico pero nosotros veníamos cegados por el Taj Mahal y lo de los jardines resultaba bastante secundario.

 

Atardecer Taj Mahal

Esta zona se corresponde concretamente con la trasera del Taj Mahal. La zona opuesta a la taquilla de entrada al mausoleo. Accedimos a este punto en coche y una vez aparcado, caminamos unos 50 metros en lo que es un agradable paseo camino del río Yamuna hasta encontrarnos con la maravillosa panorámica del Taj Mahl enfrente de nosotros. Gozamos de una absoluta soledad durante todo el rato que permanecimos frente a la gran obra realizada por amor.

De vez en cuando venían niños a jugar con nosotros mientras algún militar nos observaba con desdén desde la distancia. La estampa que disfrutábamos era increíblemente bella. No nos creíamos que por fin estuviéramos observándolo. El Taj Mahal se situaba imponente justo detrás del río Yamuna. A sus orillas pastaban vacas y búfalos aderezando la estampa. Poco a poco el sol comenzó a ocultarse mientras los colores del cielo y del Taj Mahal iban cambiando una y otra vez. Un inmejorable preludio de lo que nos esperaba al día siguiente.

El Taj Mahal al atardecer

Disfrutamos casi una hora de la panorámica haciendo fotos y grabando videos desde la trasera del Taj Mahal al atardecer y, posteriormente, decidimos irnos al hotel completamente satisfechos. Nos alojamos en el Hotel Atulyaa situado a escasos 200m del lugar donde se venden las entradas para el Taj Mahal y a 500m de la entrada este del mausoleo (si quieres ver todos los hoteles en los que nos alojamos durante nuestro viaje por India pincha aquí).

Atulyan Taj Hotel, Agra

El hotel disponía de WiFi, piscina en la azotea y una habitación que no estaba nada mal. Bastante moderno y limpio. Habíamos visto el Taj Mahal al atardecer así que pronto, al anochecer, cenamos en el restaurante del propio hotel y volvimos a la habitación pues al día siguiente debíamos despertarnos muy temprano para ver el Taj Mahal, o tal vez no.

Vota esta publicación – [ratings]

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro Viaje barato India

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *