Viernes , 23 Junio 2017
Chamorga a Roque Bermejo

Chamorga a Roque Bermejo, senderismo en Tenerife

Anaga, una de las zonas de Tenerife más escarpadas y con mayor antigüedad, sigue siendo una gran desconocida para nosotros. Podríamos incluso afirmar que se trata de otro mundo dentro de la isla pues el macizo encierra numerosos caseríos, senderos (como el que nos ocupa hoy a Roque Bermejo) e historias dignas de ser contadas.

Si bien recientemente hicimos la senda que nos llevó desde Afur a Taganana pasando por la playa de Tamadite (puedes leer esa publicación aquí), hoy abordaremos otra de las preciosas rutas de la zona: el sendero que va desde el caserío de Chamorga hasta Roque Bermejo visitando uno de los faros más antiguos de Tenerife, el Faro de Anaga.

La Asomadera en Anaga

Chamorga y el Macizo de Anaga

El Macizo de Anaga es Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde el año 2015. Estas son zonas de ecosistemas terrestres, costeros, marinos o una combinación de los mismos reconocidas como tales en un plano internacional en el marco del Programa del Hombre y la Biosfera del cita estamento.

Anaga se extiende a los largo de más de 48.000 hectáreas terrestres y marinas en las que podemos encontrar numerosas especies animales y vegetales de gran importancia (en Europa no hay lugar con más cantidad de endemismos como en el Macizo de Anaga). Asimismo la importancia geológica de esta zona de Tenerife es igualmente relevante por ser una de las formaciones más antiguas del relieve insular ya que data de hace unos 7 – 9 millones de años.

Esta zona de Tenerife posee gran cantidad de valles surcados por abruptos barrancos que desembocan irremediablemente en el mar y a los que, generalmente, se accede a pies a través del propio cauce, aunque algunos de ellos son accesibles vía marítima siempre que las condiciones del bravo mar del norte de la isla lo permitan. Esta zona de la isla esconde playas de gran belleza, playas salvajes y alejadas del ojo del turista más aburguesado y sin ganas de descubrir los innumerables tesoros que oculta esta vertiente de Tenerife.

Laurisilva en Tenerife

El caserío de Chamorga se encuentra situado en pleno Parque Rural de Anaga formando parte, junto a Las Cumbrillas, Lomo de las Bodegas y Las Casillas, de la conocida como Punta de Anaga. Pertenece administrativamente a Santa Cruz de Tenerife, capital de la isla, de la cual dista unos 30 km de sinuosas curvas, tantas curvas que se tarda en salvar esta distancia no mucho menos de 1 hora en coche. Resulta increíble lo aislado que se encuentran estos caseríos, más aún cuando el mal tiempo arrecia durante el invierno.

Chamorga está salpicada de monteverde y muchos dragos entorno a los cuales encontramos una pequeña iglesia, un colegio y varias casas de estilo tradicional.

Sendero de Charmorga a Roque Bermejo

Nuestro día de senderismo en Tenerife nos llevará desde Chamorga hasta Roque Bermejo pasando por las Casas de Tafada y el Faro de Anaga. Una jornada de unas 5 horas de caminata hasta cubrir los 8 kms de este sendero circular cuyo final merecerá una refrescante cerveza en el único bar que hay en el caserío de Chamorga (puedo adelantar que la cerveza fue gloria bendita).

Tras aparcar nuestro coche justo frente a la parada de guaguas que hay en Chamorga (no tiene pérdida pues la carretera muere ahí, es decir, no sigue a ningún lugar) y preparar el cuerpo para lo que se nos venía encima nos encontramos, justo a la entrada del caserío, con un cartel que nos indica varios caminos a seguir: el Draguillo, Igueste de San Andrés, Roque Bermejo … todos ellos bastante atractivos.

Caminos de Anaga

Sin embargo, veníamos con la intención de hacer un sendero en particular máxime teniendo en cuenta que a mitad de camino podríamos darnos un baño en la playa antes de reemprender camino de vuelta. Comenzamos camino hacia Roque Bermejo.

Los primeros metros van en ascenso continuo entre laurisilva lo cual, junto a los vientos alisios, hacen que todo tenga un aura más místico y, sobretodo, refrescante. El fayal – brezal en este punto es abundante, todo de un verde tan característico de esta zona. Intuimos que nos encontramos cerca de la cumbre pero no sabemos cuanto hasta que, de repente, se abre ante nosotros una “pequeña” ventana a través de la cual podemos ver los Roques de Anaga, Afur, Taganana y, en la distancia, El Teide.

Nos quedamos embobados admirando de primera mano nuestros vientos alisios pues estamos cerca de la cumbre y los vientos que vienen cargados de humedad rebasan la cresta de la montaña como si de un velo de novia se tratara. Realmente hipnótico!

Vista a los Roques de Anaga

Afortunadamente pudimos burlar el “hechizo” de Anaga y reemprender camino. Unos metros más adelante el tupido bosque de laurisilva da paso o otro más desértico y rocoso caracterizado por la presencia de tabaibas y cardones. Resulta increíble como en tan pocos metros la vegetación ha cambiado tanto. Hemos llegado a las Casas de Tafada.

Estas casas tuvieron cierta importancia durante el siglo XVIII pues sirvieron como punto de vigilancia marítima  aunque la mayor función que se les otorga es la de control sobre las haciendas de la zona. Un cartel nos advierte sobre lo que nos queda por delante. Descenso hasta el Faro de Anaga y Roque Bermejo para, posteriormente, ascender de nuevo a Chamorga.

Tenemos fuerzas y nuestra mente  fijada en el mar así que allá que seguimos!

Precaución en Anaga

Nuestra siguiente parada es en La Asomada, inmejorable ventana al Atlántico desde donde podemos ver dos islotes que forman la Reserva Natural de los Roques de Anaga. Es en este momento cuando podrías creerte estar en algún lugar lejano como Islandia pero no, en Tenerife también hay auténticos decorados de película. Los Roques de Anaga son dos islotes separados entre sí unos 800 metros y que reciben el nombre de Roque de Tierra (178 metros) y Roque de Fuera (66 metros).

Video cortesía de sacanarias

No se por qué pero me hacía especial ilusión ver el Faro de Anaga. Siempre lo había imaginado tan lejano y aislado de todo que lo tenía mitificado, no en vano para llegar a él aún nos quedaba algo de camino, poco, pero camino al fin y al cabo. Desde La Asomadera hasta el Faro se va siguiendo el camino llamado Lomo del Rayo, se trata este de un sendero de arenisca suelta donde resbalar es fácil (no quiero imaginar como debe ser en invierno con lluvia). Dicho esto no hay peligro de despeñarte ni nada, si te resbalas te caes y arriba de nuevo (al menos que nosotros viéramos).

Y al fin … el Faro de Anaga, místico como lo había imaginado. Un faro de más de 150 años al que por fin pude conocer en persona. Desde el faro y gracias a su eleva situación pudimos observar el caserío de Roque Bermejo (nuestra siguiente parada) y el serpenteante sendero de ascenso de vuelta a Chamorga (a este no le di mayor importancia en ese momento pues seguía fascinado con el señor faro).

Más info sobre este faro haciendo clic aquí.

Faro de Anaga

Caserío de Roque Bermejo

Se acercaba la hora de comer así que nos apresuramos a continuar hacia Roque Bermejo. Baño en el mar, bocadillo, refresco … no es mal plan para un día de senderismo en Tenerife, ¿verdad? Así que tras unos minutos de descenso llegamos al caserío. 6 casas contadas, una pequeña venta, un muelle de abrigo, un puñado de vecinos y con su correspondiente playa: una auténtica maravilla para el que guste de los pequeños placeres terrenales!

Playa de Roque Bermejo

Sendero de Roque Bermejo a Chamorga

Obviamente, el camino de vuelta se nos iba a hacer complicado por el calor. Casi mediodía, verano, sol a rabiar y un cuerpo débil producto de un estado febril eran el cóctel ideal para sufrir la vuelta a Chamorga. El ascenso toma el sendero PR – TF – 6 barranco arriba con zonas de fuerte pendiente que salvamos como podemos gracias a que el camino estaba en relativo buen estado. Eso sí, ni un milímetro de sombra en la hora y media de ascenso por lo que nuestra llegada al punto de inicio, a Chamorga, fue lo más parecido a encontrar un oasis en medio del desierto.

Justo al llegar al pueblo nos cruzamos con una pareja de senderistas alemanes que iniciaban el descenso, su risa al ver nuestras caras desencajadas fue curiosa. Nuestro regocijo iba por dentro al saber el infierno que les esperaba pues carecían del calzado adecuado, portaban poca agua y el calor en ese momento rondaba los 38ºC, un infierno.

Roque Bermejo a Chamorga

Nos quedaba reemprender el camino de vuelta a casa pero ya en coche no sin antes tomarnos una cerveza bien fría en Charmorga, ¿recuerdan que les había adelantado que nos supo a gloria bendita? He aquí la explicación.

Datos prácticos:

¿Cómo llegar a Chamorga en transporte público?

La mejor manera de llegar al caserío de Chamorga es mediante coche de alquiler pues el transporte público es intermitente. No obstante, y a pesar de estar relativamente aislado, existe transporte público para llegar a Chamorga. La línea 947 de Titsa une 3 veces al día el Intercambiador de Santa Cruz de Tenerife y Chamorga (consulta horarios aquí).

Vota esta publicación – 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 votos, media: 4,60
Cargando…

Senderismo en Tenerife

Si te ha gustado esta publicación tal vez pudieran interesarte estas otras rutas de senderismo en Tenerife. Haz clic sobre cada ruta para ir directamente al sendero deseado.

Senderismo Tenerife

Más sobre Tenerife

Si te ha gustado esta publicación tal vez pudieran interesarte estas otras visitas y actividades en Tenerife. Haz clic sobre cada ruta para ir directamente a la información deseada.

Lo Mejor de Tenerife

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *