domingo , 19 noviembre 2017
Senderismo en Anaga

Sendero desde Afur a Taganana, caminando por Anaga

Montañas, valles y barrancos milenarios salpicados de pequeñas casas como si fueran copos de nieve en la inmensidad verde, así es el macizo de Anaga. Un auténtico paraíso para la actividad del  senderismo en Tenerife que se adapta a casi cualquier edad. Un viaje a los orígenes de la isla, a una de las zonas más antiguas de Tenerife que descubrimos un poco mejor completando el sendero que nos lleva desde Afur a Taganana.

Senderismo en Tenerife

Nuestro camino de hoy nos lleva a completar una ruta de senderismo en Tenerife cuyo inicio se produce en el caserío de Afur, continúa hasta la Playa de Tamadiste, bordea el caserío de Taganana y regresa hasta Afur de nuevo. Un sendero circular de unas 6 horas de duración aproximadamente y sin mucha dificultad técnica por lo que se ajusta a casi cualquier persona con un mínimo de condición física y que guste del trekking.

Sendero Afur a Taganana

El macizo de Anaga

El macizo de Anaga se localiza en la vertiente nordeste de la isla de Tenerife y ocupa una extensión aproximada de 14.500 hectáreas. Gran parte de su área se encuentra protegida bajo el paraguas de Parque Rural de Anaga. En 2015 el macizo de Anaga fue declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera, al tratarse del lugar que cuenta con más endemismos (especies únicas) de Europa.

Anaga es un conjunto de valles profundos plagados de numerosos senderos que permiten descubrir una de las zonas más rurales de la isla. Caseríos ajenos al paso del tiempo, a la evolución, a la tecnología … Lugares que parecen mantenerse anclados en un modo de vida totalmente rural.

Macizo de Anaga

Su elevada altitud y el estar situado en el paso de los vientos Alisos convierten al macizo de Anaga en un lugar bastante húmedo. Recomendable llevar siempre chubasquero pues la lluvia horizontal nos puede sorprender en cualquier momento. Este generoso clima de casi constante niebla ha favorecido la existencia y permanencia del bosque de Laurisilva, un fósil viviente. Un tipo de vegetación relicta de la era Terciaria orgullo de los habitantes de la isla.

La denominada “lluvia horizontal” se produce fundamentalmente en las islas de mayor tamaño. Los vientos Alisios chocan con el relieve y humedecen el terreno y la vegetación. Por lo tanto, no se trata de lluvia propiamente dicha si no de un aporte de humedad continua al terreno y al acuífero de las islas

Senderismo en Tenerife (desde Afur a Taganana)

Caserío de Afur en Anaga

Uno de los numerosos caseríos en Anaga es Afur y desde él da inicio nuestro día de senderismo por la zona noreste de Tenerife. Afur es una pequeña población perteneciente al municipio de Santa Cruz de Tenerife de poco más de 70 habitantes. Sí, en Afur se conocen todos por su nombre propio. No hay secretos entre estos pocos vecinos que aún habitan tradicionales casas canarias.

La palabra Afur es un vocablo guanche, utilizado por los antiguos aborígenes de la isla, que algunos traducen como “horno” o “carbonera“. Se sitúa en el barranco del mismo nombre. Un barranco modelado caprichosamente por el agua que, desde hace miles de años, no ha parado de dar forma a su cauce.

Barranco Afur en Anaga

En el caserío de Afur y debajo de la plaza del pueblo encontramos una amplia zona de aparcamiento justo a los pies de la ermita de San Pedro. Es ahí donde comienza el sendero hacia la playa de Tamadiste, una de las numerosas playas salvajes de la costa norte de la isla de Tenerife. Aparcamos nuestro coche, preparamos las mochilas y comenzamos la caminata a las 10 de la mañana por el sendero Afur – Lomo Centeno.

Sendero desde Afur hasta la playa de Tamadiste

El sendero hacia la playa de Tamadiste se encuentra perfectamente señalizado y gran parte del mismo es en suave descenso. A los pocos metros de haber comenzado tropezamos con un pastor. Braulio es seguido por su rebaño de cabras recordándonos que la ganadería en esta zona de la isla siempre fue es una de las actividades tradicionales aunque hoy en día esté en franco declive debido a la emigración de los más jóvenes a lugares menos aislados.

No hace tanto tiempo, los cabreros mayores usaban un palo para desplazarse entre barrancos y riscos, una actividad conocida como el “salto del pastor“. Una herencia transmitida de adultos a niños cuyo origen está en la forma de desplazamiento entre barrancos de los antiguos aborígenes de la isla.

Sendero Playa Tamadiste

Tras despedirnos de Braulio, y sus cabras, continuamos nuestro serpenteante descenso a la playa de Tamadiste. En este barranco el agua es la gran protagonista durante gran parte del año. Si, como nosotros, te aventuras a disfrutar del senderismo en Tenerife tras unas jornadas de intensas lluvias disfrutarás de barrancos con caudal suficiente para darle al lugar una sensación realmente especial.

Las cabras en los alto de un pico, 4 casas esculpidas en cuevas y el silencio solo roto por el surcar del agua hacen que se despierten todos los sentidos. Esos mismos sentidos que en la ciudad desaparecen casi por completo.

Sendero desde Afur a Tamadiste

La existencia de agua, recurso indispensable para la vida y la agricultura, ha explicado en muchas ocasiones la ubicación de los asentamientos humanos, incluso desde tiempos prehispánicos en zonas tan remotas como la que hoy recorremos. El Menceyato de Anaga tal vez no fuera de los más importantes de Tenerife pero, sin duda, tenía entidad propia pues formaba parte de las 9 divisiones en las que estaba repartida la isla por los guanches.

Nuestro camino sigue atravesando pequeños caudales de agua rodeados de abundante vegetación, entre la que destacan los endemismos canarios del cardón y la tabaiba, ejemplos de sabinas, aneas, juncos y sauces canarios.

Sendero Barranco Afur

Charco de la Pasada y las anguilas

Casi al finalizar el sendero hacia la playa encontramos el famoso charco de la Pasada, un pequeño salto de agua tras el que se forma un pequeña pequeña balsa. Se cuenta que tiempo atrás en este lugar se pescaban anguilas, un intrépido pez capaz de nadar kilómetros en busca de agua dulce, donde mayoritariamente habita durante su vida, y que regresa al mar solo para reproducirse. Hoy en día se pueden ver alguna que otra pero siempre en condiciones excepcionales.

Charco de la Pasada, Afur

Tras poco más de una hora de senderismo alcanzamos la playa de Tamadiste, un lugar no apto para un baño seguro pues las corrientes suelen ser bastante fuertes en esta zona de la isla. Cerrada y medio abandonada encontramos una antigua casa en la misma playa.

Playa Tamadiste, Anaga

Sendero desde Tamadiste a Taganana

Después de un merecido descanso en la playa de Tamadiste deshacemos unos metros el camino andado y regresamos a la que hemos denomido “la piedra roja“. Zona y señal para continuar nuestra ruta cruzando el caserío de Los Auchones (o El Chorro) y así llegar hasta el caserío de Taganana. Se podría regresar hasta Afur ascendiendo de nuevo el barranco, sin embargo nuestra idea es realizar una ruta circular y, tras llegar a Taganana, continuar de regreso a Afur. El camino nos llevará desde Afur a Taganana sí o sí, no hay otra opción en nuestras mentes.

Playa Tamadite en Anaga

Comienza aquí el ascenso, la parte más exigente de la caminata pero una vez fuimos capaces de salvar el desnivel de la montaña que teníamos ante nosotros, una de las estampas más impresionantes se presenta ante nosotros. La costa noreste de Tenerife, indomable, salvaje y virgen … Impresionantes acantilados y pequeñas pero numerosos playas configurándose a los pies de los mismos como tratando de horadar sus entrañas. Un espectáculo natural que aún sería mayor minutos más tarde.

Vista de los Roques de Anaga

Nuestro ascenso continúa unos metros más, comenzamos a sudar y a maldecir cada paso que damos a sabiendas de que la sorpresa que se avecina será  de esas que recordaremos mucho tiempo. 3 pasos más pero no vemos nada, 2 pasos, se acerca el momento, 1 paso, ya estamos, estiramos el cuello como queriendo ver por encima del hombro del que va delante y ahí están: Los Roques de Anaga.

Vista de Roques de Anaga

Los Roques de Anaga se observan impresionantes a lo lejos. Se trata de uno de los monumentos naturales más emblemáticos de la isla de Tenerife. Los forman dos islotes, el Roque de Fuera y el Roque de Tierra. Como es de esperar, el Roque de Tierra es el más cercano a la costa, posee mayor tamaño y se encuentra unido a la isla de Tenerife. El Roque de Fuera se localiza a unos 800 metros del Roque de Tierra. Posee una forma alargada y desde la distancias parecen dos roques en lugar de uno ya que posee dos vértices puntiagudos.

Ambos roques los pudimos disfrutar desde mucho más cerca, desde un impresionante balcón elevado cientos de metros sobre el mar, el día que hicimos la ruta de senderismo entre Chamorga y Roque Bermejo que puedes leer en el enlace anterior.

Nuestro camino serpentea en llano con los roques siempre con su mirada puesta en nosotros (aunque realmente seamos nosotros los que no les quitamos ojo). Nuestro cuerpo pide agua así que hacemos un pequeño alto en el camino próximos a una enorme piedra monolítica que nos recordó a la silueta de un moai, enormes esculturas que visitamos en la isla de Pascua.

Caminata en Anaga

Caserío de Los Auchones (o El Chorro) en Anaga

Continuamos cruzando el caserío de Los Auchones, un pequeño poblado asentado en las laderas de Los Auchones. Un enclave muy pintoresco íntimamente relacionado con la cultura del vino.

La tosca es un material pétreo que proviene de erupciones muy explosivas. Es propia de las estructuras más antiguas de la isla de Tenerife como Anaga, Teno y el Roque del Conde. En esta zona es una materia prima que se ha utilizado para construir pequeñas casas, cuartos de apero, bodegas, lagares, cuadras, corrales, … En Los Auchones podemos encontrar hasta seis lagares realizados en tosca y situados próximos a las viñas, lo que facilitaba no tener que realizar largos trayectos cargando la uva hasta el lagar.

Los Auchones, Anaga

Antiguamente las bodegas estaban todas en la costa, ya que la inexistencia de carreteras hacía más sencillo sacar el vino en barcos. Actualmente podemos encontrar algunas bodegas en esta zona, pequeñas, de autoconsumo familiar o de venta en bares o tiendas de la zona. Se comenta que un vino de Anaga tiene conquistado a Obama noticia de la que se han hecho eco algunos diarios de Tenerife.

Además de viñedos encontramos plantaciones de papa, calabazas, bubangos … pero la vid destaca por tradición y cultura social.

Pueblo de Taganana, aún no acaba la ruta entre Afur y Taganana

Tras cruzar el caserío de Los Auchones llegamos hasta el caserío de Taganana, probablamente el más conocido del macizo de Anaga. Un pintoresco pueblo también entre barrancos especialmente conocido por ser un bello ejemplo de arquitectura tradicional canaria y por albergar en la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves un tríptico flamenco del siglo XVI. Una auténtica obra de arte según los historiadores.

Taganana, Anaga

Desde Taganana hasta Afur

Descender al centro histórico de Taganana suponía sumarle un par de horas más a nuestro día así que decidimos continuar con el plan inicial y dirigirnos de vuelta hacia Afur pues aún nos quedaban unas dos horas de camino. Encontramos dos carteles que nos señalaban el camino hacia La Cumbrilla/Afur y Casa Forestal/Las Vueltas.

Mirar hacia la cumbre y ver el desnivel que teníamos que salvar nos quitaba las ganas de seguir a pie pero paso a paso comenzamos nuestro ascenso rumbo a la Degollada de la Cumbrilla. Tras cruzar pequeñas casitas nos adentramos en el bosque de Laurisilva para, en lo alto, llegar a un cruce de senderos: hacia atrás rumbo a Taganana (de donde procedemos) siguiendo a la derecha, rumbo a Afur (nuestro destino) por el camino de Enchirés.

Degollada de la Cumbrilla, Anaga

Ya lo peor había pasado. Iniciamos ahora el descenso entre algunas casas y pistas de cemento hasta llegar a la carretera TF-136, desde allí (bordeando la misma) regresamos hasta el centro del caserío de Afur. Casi a las cuatro de la tarde nos sentamos en el único bar que encontramos abierto próximo a la iglesia de San Pedro.

Datos prácticos:

¿Cómo llegar a Afur?

La mejor manera de llegar al caserío de Afur es mediante coche de alquiler pues el transporte público es intermitente. Debemos llegar al término municipal de La Laguna y dirigirnos al monte de Las Mercedes. A continuación debemos seguir las señales rumbo a Afur tomando la carretera TF-136. También se puede llegar en transporte público desde La Laguna tomando la guagua 076 en el Intercambiador de la ciudad.

Perfil del sendero circular Afur a Taganana a Afur

Como hemos descrito a lo largo de la publicación esta jornada de senderismo en Tenerife que nos ha llevado desde el caserío de Afur a Taganana parte desde unos 200 m de altura, siendo su punto más elevado los 800 metros de la cumbre donde tomamos el camino de Enchirés. En total se cubren 14 km de recorrido que dan lugar al perfil siguiente.

Perfil sendero afur - taganana

Senderismo en Tenerife

Si te ha gustado esta ruta entre Afur y Taganana tal vez pudieran interesarte estas otros senderos en Tenerife. Haz clic sobre cada ruta para ir directamente al sendero deseado.

Senderismo Tenerife

Reserva tu coche de alquiler

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas alquilar un coche? Haz clic sobre el banner y consulta precios en tu alquiler de coche para recorrer Tenerife y poder moverte sin necesidad de tomar transporte público.

Alquiler de coches baratos en Tenerife

2 Comentarios

  1. Impresionante camino.
    Lo hicimos hoy después ver la descripción aquí.
    La verdad es que la descripciónueva es tal cual, muy bien explicada y detallada.
    Más o menos tardamos lo mismo cerca de las 6 horas, relajados, sacando fotos. ..
    Considero más exigente la subida del Taganana a la degollada que la salida de la playa de tamadiste.
    Muchas gracias por subir la experiencia de este gran camino.
    A seguir así.
    Un saludo

    • Genial!

      Siii, la subida desde Taganana es jodida máxime cuando vas con ganas de llegar al coche pero vale la pena hacer el sendero este.

      A ver si nos animamos a salir de nuevo próximamente.

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *