Viernes , 23 Junio 2017

Qué ver en Chiang Mai

Tras dos días en la tranquila y verde ciudad de Chiang Rai decidimos que era hora de darle un poco de marcha al cuerpo de la familia Afonso. Tanta calma los estaba aplatanando así que marchamos en bus a la ciudad conocida como “La Rosa del Norte”, la ciudad con más de 300 templos, famosa por sus trekkings, cursos de cocina, excursiones con elefantes y visitas de diverso tipo: había mucho qué ver en Chiang Mai!

Hotel recomendado en Chiang Mai

Tres agradables horas de trayecto en una carretera con más curvas de las que imaginábamos (y de las que Marcos recordaba de su anterior visita) fueron necesarias para llegar a la terminal de buses de Chiang Mai. La tarde era placentera, soleada y sin lluvia hasta ese momento. Gestionamos un tuk-tuk familiar a la salida, uno de esos famosos taxis rojos (songthaew) que recorren la ciudad y fuimos directos a nuestro alojamiento, el Wiang Chang Klan Boutique Hotel.

Este hotel no se encuentra situado en el interior de la zona amurallada, zona centro de la ciudad, sino a unos 5 minutos en tuk-tuk del Night Market, aproximadamente a 25 minutos andando lo cual no está nada mal pues ni estás demasiado cerca para evitar el ruido del centro ni demasiado lejos como para estar totalmente aislado del mundo. Al igual que nos ocurrió en Chiang Rai, su fantástica piscina fue lo primero que nos atrajo pero una vez llegamos al hotel nos dimos cuenta de que nuestra elección no podía haber sido más acertada.

Wiang Chang Klan Hotel Chiang Mai

Este cómodo y familiar hotel cuenta con 19 habitaciones distribuidas en dos plantas. Muy acogedoras por su disposición y colores. De esos lugares en los que entras y te cuesta salir por lo a gusto que te sientes. El corazón del hotel lo ocupa la piscina, amplia y refrescante tras calurosos paseos en la ciudad. Todo un lujo asiático a muy buen precio.

Dejamos las cosas en el hotel y salimos a explorar un poco la ciudad. Nos dirigimos andando hacia el Night Market pues tras el paseo en bus necesitábamos estirar un poco las piernas. A medio camino nos sorprendió el monzón y tuvimos que cobijarnos para no acabar mojándonos (benditos 7 Eleven) hasta el ombligo. Tras casi una horita de incesante lluvia, pudimos continuar ataviados con nuestros chubasqueros.

El Night Market de Chiang Mai es el paraíso para las compras. Nada que ver con el pequeño Night Market de Chiang Rai. Aquí se pueden hacer compras a lo grande pues hay absolutamente de todo. Laberíntico y colorido, un lugar donde el tiempo se detiene entre artesanías, bolsos, maletas, camisas, … Eso sí, hay que ir con paciencia para regatear los precios porque el ritual se repite en cada puesto en el que te detengas.

– Miss, miss, barato, barato, barato …
– How much the trousers?
– 400 bath.
(Silencio)
– How much do you want to pay?

Y ahí ya comienza el juego. Algunos vendedores están tan acostumbrados a negociar con los españoles que te dan los precios en tu propio idioma. Mucho antes de que hayas abierto la boca. Cada noche acabamos cenando por esta zona y fue inevitable que cada día llegáramos con alguna nueva adquisición al hotel. Todo es tan barato que cuesta resistirse.

¿Qué ver en Chiang Mai?

La ciudad de Chiang Mai está muy preparada para el turista, nadie que se precie podrá decir que se aburrió en ella. El abanico de actividades es relativamente amplio, desde cursos de cocina tailandesa, de yoga o masajes, a visitas a templos, pasando por actividades con elefantes o hacer compras a precios muy asequibles.

• Ascenso al Doi Suthep Temple

Nuestro primer día lo dedicamos a descubrir el Doi Suthep Temple situado lo alto de una colina de mismo nombre. En tuk-tuk fuimos ascendiendo la sinuosa carretera tan rodeados de vegetación que parecía que estábamos en plena selva. Su entrada está precedida de algo más de 300 escalones flanqueados por dos grandes serpientes que te dan la bienvenida e invitan a subir lentamente los numerosos peldaños que te separan de la puerta principal.

Tras abonar la entrada comenzamos a visitar uno de los principales lugares de peregrinación budista en el norte de Tailandia. Al igual que en otros templos, nos descalzamos para poder entrar y así fue como descubrimos en su interior numerosos budas y pagodas. Las inmediaciones del templo cumplen una función de mirador pues en días soleados días se puede obtener una bonita panorámica de Chiang Mai.

Qué ver en Chiang Mai

Terminada la visita, una intensa lluvia hizo demorar la salida hacia nuestro siguiente punto. Es admirable la preparación de este país para los monzones. En nuestra ciudad con un cuarto del agua que cayó estaría todo completamente inundado.

Doi Suthep Templo

• Visita a la Aldea Hmong Ban Doi Pui

Seguimos hacia Ban Doi Pui para visitar un pequeño poblado de la etnia Hmong situado en lo alto de las montañas. Una de esas visitas que te dejan un tanto indiferente pues creíamos que se trataba de un pintoresco pueblo donde poder pasear entre la población local, sin embargo, una vez llegamos encontramos un grupo amontonado de casas cual chabolas con un museo oculto de en su interior. Para llegar atravesamos los cientos de puestos de artesanía, obviamente no éramos ni por asomo de los pocos turistas que pasan por allí. Todo preparado para nuestra llegada, por lo que resultó bastante artificial.

Compramos la entrada para el museo, algo simbólico, y entramos a una pequeña casa realizada en paja y madera que contaba con algunas fotografías de la etnia y mostraba algunas de sus herramientas. Muy de andar por casa. A la salida del museo, paseamos por un bello jardín con vistas a las montañas donde un grupo de señores vendían diamantes baratos, dos palabras difíciles de asociar. Las vistas de lugar preciosas, todo lo demás puro teatro.

Hmong aldea Chiang Mai

• Paseo por la “old city” de Chiang Mai

Al día siguiente nos dirigimos en tuk-tuk al casco antiguo de la ciudad, la denominada “Old City”, la zona amurallada, y así continuar con las visitas culturales. La “ciudad vieja” fue fundada en 1296 por el Rey Mengrai. Se encuentra totalmente rodeada por un foso que antiguamente la protegía de los ataques birmanos. Su interior es especialmente llamativo pues alberga más de 300 templos budistas, uno puede imaginar como de exótica sería hace algunos siglos esta ciudad con el devenir de numerosos monjes con su túnica naranja, soldados sobre elefantes, comerciantes y artesanos.

Old city Chiang Mai

Mapa en mano recorrimos a pie el interior de la zona amurallada acercándonos a aquellos templos más significativos: Wat Phra Singha, Wat Phan Tao (situado próximo a Wat Phra Singha está realizado en teca), Wat Chedi Luang (realizado en piedra y ladrillo, se encuentra parcialmente dañado debido un terremoto que sacudió la ciudad en 1441), Wat Chiang Man (pagoda sobre elefantes) y el Wat Lok Molee (situado fuera de la zona amurallada). Y como solemos decir … acabas harto de ver tantos templos!

Centro ciudad Chiang Mai

• Visita al centro conservación de elefantes

Dando por satisfechas nuestras inquietudes con los templos visitados en la “ciudad antigua“, el tercer día decidimos cambiar de aires y alejarnos un poco del centro. En esta zona de Tailandia son especialmente famosas las actividades con elefantes, un animal utilizado como medio de transporte y para labores de carga desde tiempos inmemoriables en el país. Llevábamos unos días preguntado e indagando en la red sobre las actividades con estos animales.

Buscábamos un centro de conservación donde colaborar con la entrada a la recuperación de los mismos. Nada de verlos pintando cuadros o jugando al fútbol, un lugar que no fuera un negocio privado a base de la explotación animal, un lugar donde no fuera payasos al servicio del turista. Algo complicado por lo que pudimos comprobar. Nos decidimos por el TECC (Thai Elephant Conservation Center) situado en Lampang.

Tomamos un tuk-tuk desde el hotel tardando aproximadamente una hora en llegar. Por lo que allí vimos no nos quedó claro si detrás hay negocio, conservación o únicamente financian el lugar a través de las actividades que se realizan con los cuadrúpedos, tales como bañarlos y pasear en ellos. Fue una bonita experiencia poder contemplar desde cerca estos animales sin embargo, nos marchamos con un sabor agridulce pues no sabemos exactamente cómo funcionan.

Elefantes Chiang Mai

• Hacer un curso de cocina tailandesa

Durante nuestro último día en la ciudad optamos por realizar un curso de cocina tailandesa. Habíamos probado tantas exquisiteces que tocaba ponerse detrás de los fogones y llevarse algunas recetas a casa para preparar al regreso.

Elegimos el turno de mañana para realizar el curso, pero tras la experiencia podemos decir que probablemente hubiese sido mejor elegir el de la tarde pues entre las 10 y las 13 horas es complicado meterse una ensalada de papaya, un pad thai, una sopa y un plato de curry entre pecho y espalda. Más difícil aún si acabas de desayunar. Pero que no se diga. Probamos todos los platos que cocinamos y en algunos no dejamos ni un noodle en el plato.

Curso cocina Chiang Mai

Con la barriguita llena y el corazón contento preparamos las maletas para ser embarcadas hacia nuestro próximo destino. Hemos disfrutado muchísimo de nuestros días en Tailandia, desde los bucólicos campos de té cerca de Chiang Rai hasta los radiantes templos budistas en Bangkok y Chiang Mai. Dejamos detrás el país de las sonrisas para adentranos en uno de los países vecinos de Tailandia. Aquí en algunas ocasiones las sonrisas se ocultan bajo tupidos velos negros. Nos vamos a … Malasia!

Datos prácticos en Chiang Mai:

– El tour a Doi Suthep nos costó 1200 bath (éramos ocho personas por lo que salió a muy buen precio) incluyendo la visita Bhubhing Palace y al poblado Hmong. La entrada al templo Doi Suthep cuesta 30 bath. Alternativamente, se puede llegar en minubus, 50 bath por trayecto. Desde Doi Suthep a Bhubhing Palace cuesta 60 bath.

– La noche de hotel en Wiang Chang Klan cuesta 32 euros por habitación.

– La entrada es gratuita a todos los templos que visitamos dentro de la “old city”.

– Tomamos un tuk-tuk para llegar a TECC en Lampang (1000 bath ida y vuelta). Pagamos 20 bath por persona para acceder al recinto en un minibus pensando que una vez dentro pagaríamos la entrada pero no encontramos taquilla ni nada parecido. Paseamos por su interior compramos comida para nos animales y nos marchamos algo desorientados.

Recuerda que puedes seguir viajando con nosotros pinchando en el índice de la Vuelta al Mundo.

Vota esta publicación – 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,67
Cargando…

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Tailandia

5 Comentarios

  1. Creo que nos vamos a quedar cortos de tiempo cuando vayamos en Noviembre, pero bueno es una escapadita de finde aprovechando un vuelo barato y con la excusa de mi cumpleaños. Más que sea ver el mercado nocturno, algo de templos y seguro que mi novia no se va sin darse un masaje.

    • Pues si no tienes algún sitio en mente donde quedarte mirate el que recomendamos en el post, no está naaada mal y el precio es muy bueno! Ya sabes, lee las críticas en tripadvisor y listo 😉

      Un abrazoo

  2. Hola,somos de Gran Canaria y nos vamos en Abril.Llegamos cómo tú desde Chiang Rai y queríamos ése mismo día que llegamos al hotel contratar un tuk tuk para ir a Doi Suthek y al Reino de los Tigres y a la tarde ver templos y mercado nocturno,y al día siguiente hacer la excursión al norte al campamento de lo elefantes y al regreso a la tarde seguir con los templos en la zona antigüa para el día siguiente coger vuelo a Phuket;qué te parece?

    • Hola Ramón,

      Pues como comprenderás lo veo un poco apretado pero se puede hacer perfectamente. Cualquier tuk tuk (aunque en Chiang Mai son más tipo furgonetas) te ofrece un menú (exactamente como lo estás leyendo) con todas las actividades que hay. Seguro que tu hotel o guesthouse también tiene alguien de confianza así que no es problema encontrar quien te haga los trayectos.

      El Doi Suthep lleva un ratito para visitarlo bien y sin prisas, al templo de los tigres no fuimos y no sabria decirte cuánto tiempo se puede invertir. El mercado nocturno mola y ahí puedes cenar directamente, respecto a los templos ten en cuenta que está repartidos por la ciudad así que otro rato que vas a necesitar si vas a pie de uno a otro. En definitiva, se puede hacer bien lo que planteas aunque con algo de prisa 🙂

      Chiang Mai mola! Cualquier cosa nos dices!

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *