Miércoles , 24 Mayo 2017

Melaka en un día

Nos quedaba sólo una jornada completa antes de que nuestros amigos se marcharan a casa. Podíamos dedicarla a recorrer Kuala Lumpur sin rumbo o buscar alguna ciudad cercana a la capital de Malasia donde descubrir nuevos rincones. Sin pensarlo demasiado nos decantamos por la segunda opción así que nos pusimos en marcha para visitar Melaka en un día.

Así que, nada más bajar del avión que nos traía de vuelta de nuestros días de aventura en Siem Reap, corrimos hacia las cintas transportadoras de equipaje para recoger cuanto antes las maletas y así tomar el bus de las 18:30 rumbo a Melaka (también llamada Malacca o Malaca), una pequeña ciudad marcada por su pasado colonial que se encuentra situada a tan sólo tres horas en bus desde Kuala Lumpur.

Melaka en un día

Llegamos de noche a la ciudad. Y ésta nos recibió de forma tranquila y silenciosa. Encontramos algunos coches deambulando por el centro y pocos turistas despistados a esas horas. Nos dio el tiempo justo a buscar una habitación en el centro de la ciudad, ubicado en los alrededores de Jonker Street, cenar algo ligero e irnos a dormir totalmente agotados.

Descubriendo el centro de Melaka en un día

Melaka posee una curiosa fusión entre lo chino, la calle Jonker está repleta de comercios chinos; lo europeo, pues a tan sólo unos metros de esta calle y cruzando un pequeño puente, encontramos varios edificios construidos por holandeses y portugueses; y lo malayo, con algunas mezquitas fácilmente identificables en la noche con sus llamadas a la oración. Algo que no es de extrañar ya que esta ciudad fue habitada por chinos, portugueses, holandeses e ingleses, entre los siglos XV-XVIII.

Su situación estratégica la convirtió en uno de los puertos más importantes de Asia. Su plaza principal es la Plaza del Ayuntamiento donde se observan algunos de los edificios más representativos de su pasado occidental, como es la iglesia de Saint Peter (la iglesia católica más antigua de Malasia), el edificio Stadthuys (la que fuera residencia del gobernador holandés), ambos de origen holandés. Sin embargo, lo que más nos llamó la atención en este punto fue la decoración poco tradicional aunque si única de los tuk-tuk. Habían para todos los gustos y colores, pero nuestro premio al tuneado más ¿hortera? se lo lleva la pareja decorada con flores de colores e imágenes de Hello Kitty.

Tuktuk en Melaka

Tras el paseo por la pequeña y colorida plaza, nos acercamos al Museo de la Democracia, situado justo detrás del Stadthuys, que fue construido en la década de los 60 y supuestamente se explica la transición hacia la democracia en este país. Esa es la intención del museo, pero nosotros aún buscamos el sentido a la disposición de las salas y lo que allí se muestra. Nos pareció un museo adoctrinador del nacionalismo malayo con unas buenas intenciones pero con escasos recursos para ofrecer un museo histórico de cierta calidad. Demasiado básico y carente de interés

Posteriormente visitamos las ruinas de la antigua Iglesia de San Pablo, ocupada actualmente por vendedores y músicos. La iglesia data de 1512 y fue construida por portugueses y, tras pasar por manos holandesas (quienes la reformaron reforzando su estructura) fueron, finalmente, los ingleses quienes la terminarían usando como polvorín lo cual facilitó enormemente su deterioro.

Iglesia San Pablo Melaka

Descendiendo de la pequeña colina donde se encuentra la iglesia nos encontramos con los restos de la Puerta de Santiago, construida por los portugueses en el año 1511 como entrada al fuerte que ahí se encontraba y destruida por los holandeses posteriormente. Seguidamente paseamos por las inmediaciones del Museo Marítimo y Naval situado en el interior de la réplica de un navío portugués hundido en la zona llamado “Flora de la Mar“. Aprovechamos el mercado que se encuentra justo enfrente para descansar y refrescarnos un poco mientras observábamos los curiosos tuk-tuk pasear por la ciudad con una música aún más animada que su decoración.

A Famosa en Melaka, Malasia

Por la tarde nuestros amigos aprovecharon para comprar algunos recuerdos ante su inminente regreso a casa. Un día en Melaka fue suficiente para pasear sin rumbo fijo y visitar los lugares más llamativos de la ciudad pues las fuerzas eran las justas. Disfrutamos de sus calles y nos dejamos impresionar por la curiosa mezcla de estilos y culturas. Al día siguiente tomamos un bus directo hacia el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur desde donde unos comenzaban su regreso a España y otros volábamos hacia un nuevo país, una nueva cultura, Vietnam nos esperaba!

Datos prácticos Melaka:

– Desde el aeropuerto de Kuala Lumpur tomamos un bus a Melaka por 35 ringits.

– Desde la estación de Melaka a Jonker street tomamos un taxi por 20 ringits.

– Desde Melaka hasta el aeropuerto de Kuala Lumpur tomamos un bus 24,10 ringits.

– La entrada al museo de la democracia cuesta 5 ringits.

– La entrada al museo naval cuesta 6 ringits.

– Conviene reservar el alojamiento una vez se llegue a Melaka (a no ser que durante esos días se celebre alguna fiesta) pues como ocurre en muchos lugares, se encuentran opciones más económicas una vez en la ciudad. Merece la pena comparar alojamiento pues por el mismo precio hay grandes diferencias en cuanto a limpieza y olores.

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Malasia

2 Comentarios

  1. Gracias chicos!! Muy util 😉 Esta tarde vamos para Melaka y pasaremos mañana todo el dia, asi que nos viene genial este post.
    Saludos desde Kuala ??

    • Hola Tamara!

      Pues nos alegra que te haya servido el post. Melaka es perfecto para una escapada desde Kuala Lumpur. Si puedes ir a Penang también vale la pena (aunque sus playas no valgan la pena – el agua está sucia por desagües).

      Disfruta, nos leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *