jueves , 23 noviembre 2017
Pushkar

La ciudad sagrada de Pushkar

Partimos a las 10 de la mañana de la ciudad de Bundi con algo de pena pues nos hubiera gustado quedarnos un día más. Como apuntábamos en el post anterior, no es que hubiera mucho que hacer en Bundi pero las vistas al lago transmitían mucha tranquilidad y eso, en el norte de India, es de agradecer.

Así pues, aprovechamos los últimos minutos en la ciudad para tomar algunas fotografías del lago con el fuerte de la ciudad de fondo antes de decirle adiós y partir hacia la ciudad sagrada de Pushkar, especialmente conocida por su lago pues aquí es donde los devotos se bañan en sus aguas y hacen sus ofrendas.

Lago de Pushkar

De Bundi a Pushkar

Tras tres horas y media en carretera desde Bundi llegamos a Pushkar con muchísimas ganas de visitar su místico y espiritual lago. La ciudad de Pushkar está considerada una de las ciudades sagradas de India, un lugar de peregrinación para los hindúes más devotos. La vida en esta tranquila ciudad transcurre a las orillas de un pequeño lago al que se accede a través de más de 50 ghats (escalinatas). Dicen que Pushkar es un pequeño ejemplo de lo que puedes encontrar la ciudad de Varanasi, especialmente conocida por sus crematorios, tanto en la ciudad sagrada de Pushkar como en Varanasi los creyentes se bañan en las aguas para purificarse y orar junto a los ghats.

La leyenda de la ciudad sagrada de Pushkar

Según cuenta la leyenda, el dios Brahma liberó un precioso cisne con una delicada flor de loto en el pico, donde cayó la flor formó un lago coincidiendo con una de las zonas más secas de India. Alrededor se fundó la ciudad de Pushkar y con ella se desarrolló la espiritualidad del lugar hasta convertirse en uno de los cinco lugares de obligado peregrinaje en India.

Alojamiento en Pushkar

Nada más llegar a Pushkar dejamos las cosas en nuestro hotel, el Hotel Kisham Palace una haveli situada a unos 15 minutos andando del centro de la ciudad. Asombrados por los numerosos murales que decoran el interior de la misma llegamos a nuestra habitación, dejamos el equipaje y salimos a recorrer el corazón de Pushkar. Un momento antes de abandonar el hotel, nuestro conductor nos advirtió “cuidado con los sacerdotes y las ofrendas de flores”, dejándonos muy pensativos.

Hotel Kishan Palace, Pushkar

El timo de las flores en Pushkar

La verdad es que habíamos leído muy poco sobre la ciudad sagrada de Pushkar y absolutamente nada sobre los timos. Así que partimos con esas palabras en mente sin saber muy bien de qué se trataba. ¡Error! En esta ciudad hay que caminar con mucha precaución pues “el timo de las flores” se encuentra bastante generalizado. Y nos dimos cuenta nada más salir del hotel.

A pocos metros de la entrada un joven nos ofreció un puñadito de flores que rechazamos rápidamente con una sonrisa en los labios pues tenemos, la buena o mala, costumbre de no aceptar nada de desconocidos. Y es que en muchas ocasiones estas ofrendas, aparentemente gratuitas, suelen esconder detrás una cantidad de dinero. Continuamos nuestro camino hacia el lago y durante esta pequeña caminata hasta el centro fuimos abordados por tres personas más que nos ofrecían “flowers for the lake” (flores para el lago). Comenzaba a resultar algo pesado tanto ofrecimiento y además bastante sospechoso. “¿De qué podía tratarse?” nos preguntábamos.

Flores en Pushkar

Era la hora del almuerzo y elegimos un restaurante con vistas al lago, Sunset Restaurant. Allí leímos un cartel con todas las prohibiciones del lago (no sacar fotografías a las mujeres bañándose, no entrar con zapatos, no comer carne, no ir indebidamente vestido, etc.) … Además aprovechamos para conectarnos a internet e informarnos un poco sobre el tema de las flores pues ya nos tenía algo mosqueados.

Parece ser que timar a los turistas que visitan la ciudad y su lago es el deporte de moda desde hace varios años. Resulta bastante improbable que un visitante decida bañarse en el lago para purificarse, así que los locales han ideado un plan para obtener algunas rupias sin que el visitante meta ni un dedo en el agua. Primero se le ofrecen flores en cualquier punto de la ciudad para que las tire al lago. Una vez cogidas las flores, se le acompaña a las orillas.

Allí de forma casual se acerca un sacerdote que, con toda humildad y sin que te de tiempo a reaccionar, te echa un rezado con prósperos deseos para ti y toda tu familia. Hasta aquí todo bien, sin embargo, una vez acabado el rezado te solicita entre 1.500 y 3.500 rupias (20 – 50 euros). Una barbaridad y no suelen tomarse muy bien que te niegues a pagar.

Ciudad sagrada de Pushkar

La ciudad sagrada de Pushkar y su lago

Tras una occidental comida decidimos dar la vuelta al lago atravesando el pequeño pueblo. Nos encontramos una eterna calle flanqueada con tiendas de ropa, mochilas, joyas y un largo etcétera. Un paraíso para los amantes de las compras y el regateo. Numerosos turistas, donde mayor número hemos encontrado, se entretenían en un lado y otro comparando las prendas.

Compras en Pushkar

Entre tienda y tienda encontramos pequeños pasadizos que te llevan directamente al lago. Entramos en uno de ellos y rápidamente se nos acercó un señor pidiéndonos dinero. Dimos media vuelta y volvimos a la zona de tiendas con la idea de intentarlo por otra zona.

Ghat Pushkar

No pretendíamos molestar en los ghats ni ser molestados. Intentábamos únicamente acercarnos al lago para observar qué se hacía: rezar, bañarse, lavar la ropa … Pues el lago además de usarse para fines sagrados, también se emplea para propósitos más cotidianos, como la higiene. La idea era curiosear un poco desde la distancia pero nos fue prácticamente imposible. Lo intentamos una segunda vez y rápidamente apareció otro señor que tardó dos segundos en comenzar a hablarnos del espiritual lago. Dándoles las gracias y distanciándonos de él nos pidió 350 rupias (4 euros) por los 10 segundos de información sobre el lugar. Absurdo, oportunista y desagradable.

Pushkar ciudad sagrada en India

Seguimos paseando, rechazando flores e intentando no ser saqueados en cada intento por acercarnos al lago. Al rato desistimos pues era tremendamente molesto estar en alerta continuamente. No nos dejaban en paz. La visita a la ciudad sagrada de Pushkar nos dejó con un sabor agridulce pues con tantos asaltos al final terminamos huyendo del lago temiendo caer en alguna trampa. Sentimos que el aumento de turismo ha reducido proporcionalmente la espiritualidad del lugar.

Templos Pushkar

Sintiendo que Pushkar, la ciudad sagrada de Pushkar, había sido nuestra primera gran decepción en India, regresamos al hotel visitando algunos de los templos de la ciudad.

Vota esta publicación – [ratings]

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro de Viaje India

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *