lunes , 11 diciembre 2017

Kuala Lumpur en familia

Cinco año después ahí estábamos de nuevo, en la multicultural ciudad de Kuala Lumpur. Aquella que nos había servido como base de operaciones durante nuestro primer viaje juntos a Asia en el año 2009. Curiosamente en esta ocasión queríamos conocer Kuala Lumpur en familia así que tomamos un vuelo desde la tailandesa ciudad de Chiang Mai con destino al capital malaya con la intención de tomar nuestra primera cena en la ciudad.

Sin embargo, algunos problemas mecánicos en el avión provocaron que el vuelo se retrasara seis largas horas y llegáramos a horas intempestivas al tigre asiático. A las 2 am salíamos del aeropuerto y conseguíamos tomar un bus directo hasta la estación Sentral (sí, se escribe Sentral y no Central, cosas de malayos) llegando una hora más tarde interrumpiendo el dormir de la ciudad. A esas horas el monorail se encontraba completamente cerrado, así que en taxi nos desplazamos hasta la zona de Las Petronas, directos al Maya Hotel en busca de un merecido descanso.

Maya Hotel Kuala Lumpur

El Maya Hotel es uno de los privilegiados hoteles que poseen vistas a, sin duda alguna, los símbolo de la ciudad, las torres gemelas o Petronas. Sus más de 450 metros de altura les otorgan el séptimo puesto en el ranking de edificios más altos del mundo. Una de esas estructuras que te enmudecen nada más verlas, incluso a nosotros que no somos muy aficionados de las ciudades muy verticales ni de los que admiramos este tipo de obras arquitectónicas, pero hay que recocer que las Petronas tienen su encanto.

Kuala Lumpur en familia

Tanto de día como de noche, especialmente en la conocida como “hora azul” por los fotógrafos. Una hora mágica que transcurre treinta minutos antes de que el sol se oculte totalmente y treinta minutos después. A sus pies, también tanto de día como de noche, encontramos miles de turistas postureando para sacarse fotos con las fotogénicas torres. Haciendo cola pacientemente también conseguimos turno para enmarcar nuestro recuerdo del lugar.

Kuala Lumpur en familia

• Cuevas Batu

Además de visitar las Petronas dedicamos una de las mañanas a las Cuevas de Batu, unas cuevas naturales situadas a unos 13 kilómetros al norte de la ciudad. Cinco años atrás habíamos tomado un bus local para llegar por lo que nos sorprendió gratamente que un nuevo tren te acerque cómodamente hasta ellas y es que, como bien dicen los locales, esta ciudad está en continua construcción y donde ayer había una plaza hoy hay una autopista.

Volviendo a las Cuevas Batu nos sorprendió que aún no hubiese que pagar por entrar, así que acompañados por hambrientos monos subimos los casi trescientos escalones para alcanzar la entrada a la cueva y la revisitamos. Aquí nada ha cambiado, el santuario hindú se sitúa al fondo de la misma y la basura sigue ahí, por todos lados. Eso sí, a la parte sagrada del lugar hay que acceder descalzo.

Cuevas Batu Kuala Lumpur

Probablemente lo más llamativo de la visita es la gran estatua dorada del dios hingú Murugan, dios de la guerra, situada a la entrada de la misma, con sus más de cuarenta metros de altura, es también otra de las imágenes que se asocian con Kuala Lumpur.

• Chinatown

Kuala Lumpur es la ciudad más multicultural que hemos conocido. Puedes estar rodeado de hindúes, malayos, chinos, europeos, japoneses … en un mismo vagón de tren. El ejemplo más perfecto de tolerancia y respeto en un lugar tan heterogéneo. También es fácil pasar del primer mundo al tercero en pocas paradas de tren. Es lo que ocurre cuando después de visitar las Petronas te diriges a la zona de Chinatown. Es como haber viajado a otra ciudad o en el tiempo.

El ordenado distrito financiero y turístico queda ya lejos de esta zona. Aquí los desordenados comercios se mezclan con puestos que se montan y desmontan en cuestión de minutos y guesthouses de dudosa limpieza (comprobados por nosotros en 2009 cuando no pudimos pegar ojo al encontrar chinches en la cama, si preguntan por el nombre del hotel es el D´Oriental Inn, avisados quedan).

Chinatown Kuala Lumpur

Atravesamos la calle Jalan Petaling, donde se sitúa el famoso mercado de Chinatown, durante la mañana. Al caer el sol la calle se cierra al tráfico y numerosos puestos ocupan la carretera con miles de artículos que imitan los de prestigiosas marcas.

• Mercado Central

Desde Chinatown nos acercamos al Mercado Central de Kuala Lumpur, un recinto de dos plantas con numerosos puestos de souvenirs y comida. Curioseamos por algunos de ellos pero viniendo de Chiang Mai y de sus competitivo mercado nocturno fue complicado encontrar algo a precios no europeos. Malasia no es un destino barato como lo es Tailandia.

• Mezquita de Masjid Jamek

Desde el Mercado Central seguimos caminando hacia la Mezquita Masjid Jamek, una de las mezquitas más antiguas de Kuala Lumpur. Nos acercamos a ella pero no pudimos entrar porque durante esos días coincidimos con el Hari Raya, el final del ramadán. Durante esos días la ciudad estuvo de fiesta y atestada de gente aunque nos juraban y rejuraban que, al menos, 1 millón de habitantes habían dejado la ciudad por unos días.

Mercado Central Kuala Lumpur

Con la visita a los lugares más llamativos de la ciudad, los días con la familia tristemente llegaron a su fin. Lo más duro del viaje están siendo las despedidas de amigos, familiares y gente que hemos conocido por el camino. Fue muy triste decirles adiós pero tratamos de no venirnos abajo pues en dos días desde Tenerife nos llegó otro refuerzo más, nuestros amigos Salva y Mariana!! Con ellos recorrimos de nuevo Kuala Lumpur y pusimos rumbo al norte del país, a una isla en busca de coloridos tesoros en forma de murales. ¡Georgetown!

Kuala Lumpur con amigos

Datos prácticos en Kuala Lumpur:

– A la salida del aeropuerto hay buses que te llevan directamente a la estación Sentral (10 – 12 RM según la compañía). Esta estación se conecta con el monorail.

– Los buses a los aeropuertos KLIA y KLIA2 se pueden tomar desde Sentral (10 RM) o desde Puduraya Station (12 RM).

– Hay dos estaciones de monorail cerca de las Torres Petronas, KLCC (línea roja) y Bukit Nanas (línea verde).

– Dentro de las Torres Petronas hay dos food-courts interesantes donde almorzar o cenar.

– El alojamiento en Kuala Lumpur es caro. Durante los días en la ciudad nos alojamos en el Maya Hotel justo frente a las Petronas, un lujo que la familia se merecía.

 Recuerda que puedes seguir viajando con nosotros pinchando en el índice de la Vuelta al Mundo. 

Vota esta publicación – [ratings]

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Malasia

2 Comentarios

  1. La verdad que las cuevas batu son una de las pocas cosas que me hicieron decir: “wow” … ya que … bueno, mezquitas, edificios altos, barrios chinos (con menos falsificaciones) y tal, hay en muchas ciudades del mundo, pero un lugar como las cuevas batu sólo hay uno 🙂

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *