lunes , 20 noviembre 2017

Comida vietnamita en Hanoi

Con las imágenes del verde y tranquilo valle de Mai Chau aún en nuestras retinas y el estómago lleno de rica comida vietnamita regresamos a la gris y caótica ciudad de Hanoi. En un cajón del edificio número 58 – 60 de la calle Tran Hung Dao habíamos dejado nuestros valiosos pasaportes, aguardando la llave que abre de par en par las puertas a la increíble India: el visado. Llegamos de Mai Chau cuando ya el sol tímidamente lanzaba sus últimos rayos, así que nos fuimos directos a descansar.

Al día siguiente nos dirigimos a este pequeño pedazo de India dentro de Hanoi para recuperarlos y minutos después de nuestra llegada a la embajada india salimos muy contentos con nuestra VISA bien pegada en el pasaporte. Desde ese punto regresamos a la zona del Old Quarter, el barrio antiguo, dando un pequeño paseo por los alrededores del lago Hoan Kiem, el corazón de la ciudad, y así comenzar un tour sobre comida vietnamita en Hanoi.

Visado India en Hanoi

Estampas en Hanoi

De vuelta al Old Quarter recordamos el motivo por el que habíamos salido casi corriendo de Hanoi, su ruidoso, continuo y anárquico tráfico. Al igual que Ho Chi Minh, la ciudad de Hanoi está hecha para valientes, para aquellos que no temen las estampidas de vehículos y que además son capaces de desplazarse escurridizos y ágiles entre motos, coches y bicicletas como si de serpientes se tratara.

Las señales de tráfico y pasos de peatones son un adorno más en sus calles, al igual que los múltiples vendedores ambulantes portando su tradicional balanza con todo lo que uno pueda imaginar. Esta mezcla de un Vietnam tradicional y uno más moderno lo encuentras cada vez que giras en una esquina y eso es algo que nos encanta de Hanoi, a pesar del tráfico.

Hanoi, capital Vietnam

A la llegada, sanos y salvos, y ya con nuestros estómagos rugiendo nos encontramos con Duck, un joven vietnamita que compagina su trabajo de guía gastronómico para Búffalo Tours con sus gestiones en un pequeño restaurante que posee a las afueras de la ciudad.

Comida vietnamita en Hanoi

Nos habían hablado de la tradicional comida vietnamita en Hanoi, una comida normalmente realizada en las calles de la capital de Vietnam, esa que encuentras fácilmente en muchos rincones y que durante décadas ha sido elaborada en el mismo lugar por señoras que le aportan el verdadero sabor de la comida local. En varias recopilaciones de “comida callejera” a lo largo y ancho del mundo se sitúa a Hanoi en su top 10, así que animados decidimos realizar un tour de comida callejera.

El sabor del Old Quarter

Antiguamente en el Old Quarter de Hanoi residían las familias más pudientes de la ciudad. A día de hoy muchos de esos edificios se han restaurado tras los daños de la pasada guerra y muchas de las familias chinas que ahí residían regresaron a su país al finalizar la misma. En la entrada de muchas casas encontramos pequeños y básicos puestos de comida regentados por una misma familia. En ocasiones, muestran diferentes platos a lo largo de la jornada que son elaborados por distintos miembros.

Podría decirse que a la hora del desayuno los vecinos del primero se ganan la vida, el almuerzo corre a cargo de los vecinos del segundo y los de tercero se ocupan de la cena. De esta forma cada unidad familiar que vive en el edificio tiene una entrada de dinero.

Dicen que allá donde fueres, haz lo que vieres …

Chao

Fue el primer plato que probamos. Está realizado a base de arroz, es pastoso pero sabroso. Se toma normalmente para desayunar y/o para alimentar a los más enfermos dado su alto valor nutritivo y su buena aceptación en cualquier estado de salud. Se trata de un plato ligero que quita el hambre rápidamente. Durante más de 30 años los familiares de la señora que nos lo preparó han vendido ese plato en el mismo lugar y, a pesar de estar forrada ahí sigue cada día. Pura mentalidad china, una mentalidad de trabajo, sacrificio, esfuerzo y ahorro.

Comida vietnamita en Hanoi

Tea Honey Lemon

Tras tomar el Chao nos dirigimos a la Catedral de San José en Hanoi, construida en el siglo XIX por los franceses. Justo en la esquina opuesta hay un pequeño local que suele estar lleno de gente en cualquier momento del día. Aquí, y en el resto de ciudades de Vietnam, es común encontrar a las afueras de cada establecimiento unas pequeñas sillitas hechas para niños.

Es la solución vietnamita a los problemas de espacio, donde en cualquier parte del mundo caben 4 sillas aquí caben 10. No son las más cómodas del mundo pero su uso está totalmente generalizado en el país y resulta muy curioso pues no se suelen encontrar en otros lugares del sudeste asiático. Aquí nos tomamos una limonada con miel, la única bebida que sirven y es riquísima. Al día siguiente repetimos y nos camuflamos entre vietnamitas para, comiendo pipas, disfrutar del trajín de la ciudad.

Catedral Hanoi

Bang my pate

Después de limpiar sabores con el té de limón y miel nos dirigimos a un pequeño local situado en las proximidades del mercado local de Hanoi. Allí probamos otro plato típico en la cocina vietnamita que bien puede servir como merienda o tentenpié durante la mañana, un bocadillo de carne de cerdo al que se le añade pepinillo, grasa y piel de cerdo cocinada. Sencillo y sabroso.

Comida callejera Hanoi

Beef noodle soup – Phó

Un plato que no podía faltar es el Phó, un clásico y emblema en la comida vietnamita, consiste de un caldo con tallarines de arroz, ternera y hierbas aromáticas. Lo tomamos en un negocio familiar abierto en 1935 donde la receta tradicional ha pasado de generación en generación. Como suele ser habitual en Asia el local no reunía las mejores condiciones de higiene pero la comida era un auténtico lujo para el paladar.

Pho tour comida Vietnam

Para terminar la copiosa merienda-cena nos tomamos un tradicional café vietnamita.

Halong Bay

Además del tour de comida callejera, antes de marchar a Mai Chau, nos había quedado pendiente la visita a la famosa Bahía de Halong, una de las visitas considerada imprescindible durante un viaje a Vietnam. La famosa bahía, cuyas imágenes te bombardean nada más llegar a Hanoi pues parece que cualquier persona o negocio puede vender la excursión (de ahí las grandes diferencias en precios y calidad de servicios pues nunca sabes lo que te venden hasta llegar al lugar), se encuentra situada a unas cuatro horas en bus desde la capital.

Teníamos dos opciones para visitarla, un crucero de dos días y una noche o realizar una excursión de doce horas. Nos decidimos por la segunda opción pero tras dos días de continua lluvia (uno de ellos torrencial) preguntamos a la agencia elegida si merecía la pena o no realizarla. Nos respondieron que el tiempo no mejoraría y posiblemente visitaríamos la bahía lloviendo por lo que nos recomendaron dejarla para otra ocasión. No nos quedaban más días en la ciudad, así que nos marchamos sin descubrirla.

Prisión Hoa Lo

La jornada que habíamos destinado para la Bahía de Halong Bay la dedicamos a recorrer de nuevo el barrio antiguo sin rumbo alguno y visitamos la antigua cárcel denominada Hoa Lo y apodada por los norteamericanos como “Hanoi Hilton”.

Esta cárcel fue construida por los franceses durante su dominio del país y tuvo varias funciones durante el tiempo que permaneció operativa. En una primera parte, mostrada en las primeras salas, la prisión sirvió para encarcelar a vietnamitas y en ellas se muestra la crueldad de los franceses. Salas de encerramiento donde mantenían al personal atado por los pies sobre unas maderas durante interminables jornadas.

En una segunda parte del museo, más reducida, se explica que durante la Guerra de Vietnam en esta prisión se encerraron a los norteamericanos capturados y su trato nada tuvo que ver con el que los franceses ejercieron sobre ellos. A los norteamericanos se les permitía jugar al baloncesto, a las cartas, asistir a misa, comer pavo durante las navidades … daba la sensación que las puertas de la cárcel estaban abiertas para cuando quisieran marcharse pero se encontraban tan felices en “Hanoi Hilton” que allí permanecían como si se tratara de un hotel.

Sumamente fantasiosa además de una llamada a las bondades del comunismo de la época nos pareció esta parte. Así que, dudando firmemente sobre la amabilidad de los vietnamitas con los norteamericanos, dimos por concluida la visita y regresamos al alojamiento.

Prision Hoa Lo, Hanoi

Aprovechamos la tarde para preparar nuestras mochilas, tras 17 días en Vietnam era hora de emprender el vuelo hacia otro lugar de Asia. Continuar hacia Laos se nos presentaba cansino por carretera (prometían 17 horas que probablemente se convertirían en 24 horas de trayecto) y caro por avión (130 euros).

Sintiéndonos con una capacidad de sorpresa baja, y con pocas ganas de ver más de lo mismo, decidimos darle a nuestro cuerpo y mente unas merecidas vacaciones de las vacaciones. Abrimos un mapa y buscamos un lugar cercano donde poder recuperarnos en este apático momento. Siendo isleños creemos que el sonido del mar y su olor es el remedio a nuestra enfermedad. No se hable más. Tailandia, somos todo tuyos (una vez más).

Datos prácticos de Hanoi:

– En nuestra primera visita llegamos a la ciudad desde el aeropuerto. A la salida tomamos el bus de Vietjet (aunque Vietnam Airlines también ofrece el mismo servicio) que nos dejó a la entrada de la oficina de Vietnam Airlines en la ciudad. Desde ese punto se puede ir caminando muy fácilmente a la zona del Old Quarter. Cuesta 40.000 VDN por trayecto.

– El alojamiento en Hanoi ronda los 15 – 20 dólares por habitación doble con baño privado.

– La entrada a la prisión Hoa Lo cuesta 20.000 VDN.

– Las excursiones hacia Halong Bay están tremendamente explotadas en la ciudad. Da la sensación que cualquier persona puede vender un tour. En precios hay grandes diferencias ofreciendo exactamente lo mismo, en algunos lugares 24 dólares por persona y en otros 60 dólares. Es muy frustrante porque de lo que compras a lo que disfrutas puede haber un abismo.

– El tour de comida callejera lo realizamos con la empresa Búffalo Tours. En su web ofrecen todo tipo de actividades tanto en Vietnam como en otros países del sudeste asiático. También en Facebook puedes obtener más información.

Recuerda que puedes seguir viajando con nosotros pinchando en el índice de la Vuelta al Mundo.

Vota esta publicación – [ratings]

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Vietnam

2 Comentarios

  1. Hola!
    Me encantó su blog. Mi pareja y yo también hemos viajado por varios países, entre ellos, Vietnam que nos encantó todo. La gente es sumamente amable, su comida extraordinaria y su historia, conmovedora. Recorrimos casi todo el país, de sur al norte. Y sí, tienen razón, Halong Bay está demasiado explotada, así como también otras zonas, como el Mekong River. La ciudad que más nos fascinó fue Hoi An (realmente encantadora), con playas paradisíacas cerca (nos trasladamos en bicicletas), excelentes restaurantes y una ciudad peatonal fantástica. Pero en general, regresamos enamorados de Vietnam. Saludos.

    • Muchas gracias por tus comentarios Bea!

      La verdad es que Vietnam está bastante bien. Tal vez nosotros llegásemos algo cansados (ya llevábamos 9 meses de viaje) y por eso no la disfrutamos al 100% pero nos gustó bastante (menos los sleeper bus).

      Has probado con Tailandia? Es genial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *