Lunes , 24 Julio 2017

En barca por el Ganges en Varanasi

Nos habíamos ido a descansar con la decisión de no hacer el paseo en barca por el Ganges a primera hora de la mañana, no obstante cuando estábamos a punto de dormirnos nos dijimos el uno al otro “qué diablos, deberíamos ir“. Programamos el despertador y nos dormimos convencidos de que surcar el Ganges al amanecer sería una experiencia inolvidable.

A las 4 de la mañana el sonido del estómago de Yolanda hizo retumbar toda la habitación. Quedaban 45 minutos para que sonara el despertador y comenzar a prepararnos para dar un paseo en barca por el Ganges pero unos fuertes cólicos la despertaron de forma abrupta antes de la hora. Aguantaba el dolor e intentaba seguir durmiendo a la vez que pensaba en todas las comidas que había probado el día anterior. Por muchas vueltas que le daba no lograba adivinar cuál había sido la causante de su malestar, ¿el blue lassi quizás?

Varanasi Comida

Media hora después despertaba a Marcos para preguntarle dónde había guardado al mejor amigo de cualquier viajero. El fortasec entraba en escena tras meses sin necesitar de sus servicios. Llevábamos muchos meses de viaje y pensábamos que estábamos inmunizados pero India puede llegar a ser cruel en este sentido.

Con dicho panorama estomacal estaba claro que debíamos quedarnos en el hotel hasta que Yolanda mejorara. Una vez la medicación hizo efecto volvimos a dormirnos hasta las 9 am, hora en que salimos a desayunar con bastante hambre. Nuestro plan del día era disfrutar de un paseo en barca por el Ganges, al amanecer, durante el día o al atardecer.

Daba igual. Queríamos observar de nuevo Manikarnika Ghat (el Ghat de las cremaciones) y la vida del río desde otra perspectiva, una perspectiva más discreta y así envolvernos de nuevo en la magia de Varanasi. De esa atmosféra que te envuelve entre ceremonias y cremaciones. Yolanda no estaba para muchas florituras, así que nos tomamos con calma ese segundo día en la ciudad sagrada de Varanasi.

Sadhu Varanasi

Paseo en barca por el Ganges en Varanasi

El día anterior mientras paseábamos tranquilamente por los Ghats habíamos conocido un joven indio cerca de Assi Ghat. El chaval nos había propuesto realizar el paseo en barca por el Ganges, una de las excursiones estrella en la ciudad. Nosotros declinamos amablemente su ofrecimiento y le explicamos que ese día queríamos solo pasear pero que al día siguiente, si nos decidíamos a pasear en barca, lo buscaríamos. Lo acontecido de madrugada nos obligó a posponer el paseo hasta la tarde, que tampoco era un mal plan.

¿Paseo en barca al amanecer o atardecer?

Nos explicaron que al amanecer el trajinar de barcos puede llegar a ser algo incómodo pues todos los turistas hacen lo mismo a la misma hora de la mañana pero que merecía la pena. No pudimos comprobarlo. Nuestra experiencia por la tarde fue magnífica. Después de comer estaba todo el pescado servido y gozamos de una gran tranquilidad surcando las aguas del río sagrado del Ganges.

Tras abandonar el hotel después de almorzar, buscamos al chico que tan bien nos había caído el día anterior para realizar con él el paseo en barca de madera. Fue una de esas personas que por alguna razón nos llegó al corazón al poco de intercambiar algunas palabras. No sabemos si el Ganges y su espiritualidad tendrían algo que ver en este asunto pero nos dejamos llevar por nuestro instinto y lo encontramos al poco rato.

En barca por el Ganges, Varanasi

Paseo en barca por el Ganges al atardecer

Antes de subirnos en la barca acordamos el precio, 150 rupias (2 euros) cada uno por un paseo de hora y media. El precio de esta excursión suele rondar las 100 rupias (1,5 euros) por persona durante una hora. El chico hablaba bien en inglés, era agradable y nos acabó de convencer al no atosigarnos con distintos precios así que pagamos lo que nos pidió, ¡no íbamos a regatear 50 rupias (0,5 euros)! El protagonista del paseo fue el Ganges y sus innumerables Ghats.

Disfrutamos de otra perspectiva de los Ghats. Desde el río pudimos sacar fotos más cómodamente, sin preocuparnos de si estábamos incomodando a alguien con nuestra cámara. Observamos algunos Sadhus (hombres santos de India), locales lavando a sus vacas en el río, jóvenes jugando al cricket, señoras haciendo la colada en la orilla del río … Numerosas estampas que estábamos disfrutando en su máxima expresión. Entre remada y remada fuimos entiendo un poco más de lo que el río significa para los creyentes hinduístas mientras, de forma muy fugaz el joven barquero nos hablaba sobre el karma y del valor de la honestidad. Muy místico todo, muy espiritual.

En barca por el Ganges

Manikarnika Ghat en barca

Nuestro paseo en barca por el Ganges había comenzado en Assi Ghat. Entre charlas y fotos nos vimos de nuevo en Manikarnika Ghat casi sin darnos cuenta. Nuestro barquero nos hizo el favor de acercarnos bastante hasta el Ghat más antiguo de la ciudad de Varanasi, prácticamente hasta la orilla del mismo. Nos pidió que en ese punto y por respeto no sacáramos ninguna fotografía. Allí, por segundo día consecutivo, dimos fe del continuo trabajo que en este Ghat se lleva a cabo.

Ghats del Ganges

Las hogueras están prendidas las 24 horas del día durante las cuales el goteo de cremaciones es incesante. Mientras varias hogueras ardían, observábamos como más cuerpos cubiertos con una tela naranja llegaban a la orilla del río sagrado para ser remojados en sus aguas y al rato incinerados.

La muchedumbre alrededor del Ghat era importante y a ella se unían las vacas que, como no podía ser de otra manera, eran también espectadoras del sagrado ritual. Todo se vivía como una ceremonia pero no habían lágrimas ni lamentos. La muerte parecía formar una parte más de la vida. Una continuidad hacia la eternidad con el descanso final al completar el ciclo de reencarnaciones.

Ser cremado en Manikarnika Ghat es un honor solo al alcance de las familias más pudientes puesto que es bastante cara una incineración en ese Ghat. A lo largo del río nos encontramos con otros Ghats en los que también estaban celebrando cremaciones, como por ejemplo en Harishchandra Ghat, pero con menor aglomeración de personas.

Terminado el paseo regresamos al hotel a desconectar un poco pues las calles de Varanasi no se prestaban a tranquilos paseos. Hacía mucho calor, el tráfico era abrumador y nos habíamos cansado ya de sortear vacas y excrementos. El Ganges nos había sorprendido de forma muy positiva, los alrededores del mismo nos parecían un infierno.

Estación de trenes de Varanasi, rumbo a Nueva Delhi

Esa noche cenamos en el restaurante de nuestro hotel y fuimos directamente a la estación de tren de Manduadih. Desde aquí partía nuestro tren nocturno de regreso a la ciudad de Nueva Delhi. En esta ocasión íbamos concienciados y preparados para lo peor. Habíamos reservado en AC3 lo cual suponía una clase inferior a la que tomamos para llegar a Varanasi. Presagiábamos un viaje algo tortuoso y encontrarnos una estación de tren al más puro estilo de India. Después de ver Varanasi, nos esperábamos lo peor de su estación. Nada más lejos de la realidad. India nos sorprendió una vez más, para bien.

Clase AC3 Tren India

La estación de Manduadih en Varanasi resultó ser una estación pequeña y manejable. Reinaba un cierto orden, el suelo estaba limpio y no parecía que pudiera tornarse en algo muy caótico. Así pues, al llegar nuestro tren, estando bastante cómodos mientras esperábamos en la estación, nos ubicamos dentro de nuestro vagón. Para nuestra sorpresa estaba provisto de sábanas y mantas limpias pues el tren iniciaba su recorrido en Varanasi.

En esta ocasión nuestro compartimento tenía literas en tres alturas, así que compartimos vagón con cuatro personas más. Tres de ellas extranjeras. Nos acomodamos y logramos dormir unas cuantas horas en lo que fue un agradable regreso a la caótica Delhi. Estábamos de vuelta en la capital económica del país más de 23 días después de haber iniciado nuestra ruta por el norte de India … habían pasado volando!

Vota esta publicación – 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,80
Cargando…

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro Viaje Barato India

2 Comentarios

  1. ¡Hola Yolanda, hola Marcos! Muchas felicidades por la web, es de las mejores por lo menos referentes a viajes de que he visto, y les aseguro que he visto bastantes.
    El próximo 9 de octubre saldré hacia India, en cuyo viaje aprovecharé para estar varios dias en Nepal y también en los Emiratos Arabes, aprovechando que viajo con emirates aerolineas. Estaré en total aproximadamente un mes.
    El viaje de la India lo haré curiosamente con el amigo Mahendra, aunque no él de chófer, ¡a ver que tal me va!. Ahora mismo estoy intentando y a última hora que es ya, buscar en mi itinerario ya hecho un huequecito para visitar Amritsar, ¡ a ver si lo consigo!.
    Testimonios como el de ustedes, me han guiado en que hacer y en que no probar, por ejemplo en los trenes indios (vi el video en el que la pobre Yolanda no tenía muy buena cara) por lo tanto y conociendo lo muy sensible que es mi mujer en ciertas situaciones he decidido en vez de trenes , coger aviones ( yo mismo los he reservado con aerolíneas locales).
    Pues nada, un amigo canario (de Gran Canaria) les da de nuevo la enhorabuena por tan magnífica web. Muy buenas narraciones al detalle, estupendas fotografías y videos muy bien hechos y muy amenos.
    ¡Muchas gracias!

    • Chacho José Daniel!

      Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que es difícil destacar entre tanto blog pero bueno, lo importante es fidelizar a los que te encuentran así que bienvenido!

      Nosotros estuvimos con Mahendra unos días al principio y al final del viaje, el resto fue con 2 de sus chófer y nos fue genial. Si tienes el más mínimo problema llamas a Mahendra que el te lo soluciona. Respecto a lo de que hacer y no hacer es una cuestión un poco delicada pues, obviamente, hablamos desde nuestra opinión que no necesariamente va a coincidir con quien nos lee. Por ejemplo, nos habían recomendado visitar el Monte Abu y cuando llegamos y vimos aquello nos llevamos un pequeño chasco.

      2 trayectos hicimos en tren. Uno algo traumático (nada del otro mundo dicho sea de paso) y otro bastante bueno (Varanasi – Delhi). El video de Yolanda fue tal cual, un pequeño mal trago fruto del cansancio acumulado y de ver tanta locura (vacas por las vías, los wc apestando, mosquitos por doquier, miles de pasajeros, empujones, etc). De todas formas, sabíamos que nos iba a pasar eso pues en cuestión de horas habíamos pasado de Japón a India, un cambio tremendo!

      Lo dicho, gracias por leernos y por tus palabras. Esperamos seguir a la altura con próximos relatos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *