Jueves , 27 Abril 2017

Haciendas mexicanas en Jalisco

En ocasiones cuando uno viaja, busca formas diferentes donde alojarse. Escaparse un poco de los tradicionales hoteles u hostales y vivir una experiencia distinta donde se mezcle la historia y cultura con el servicio y comodidad. Ese tipo de alojamiento más exclusivo y vivencial lo encontramos en México en forma de antiguas haciendas mexicanas en Jalisco reconvertidas en hoteles donde se ha cuidado hasta el más mínimo detalle.

Durante nuestra visita al país azteca tuvimos la suerte de poder descansar entre los muros de antiguas haciendas mexicanas en Jalisco convertidas en originales hoteles, una delicia para los sentidos de cualquier viajero.

Viaje a México

Origen de las haciendas mexicanas

La hacienda era una de las formas de tenencia de la tierra durante la época virreinal mexicana cuyo origen se remonta a la segunda mitad del siglo XVI. La corona española otorgó, a los primeros peninsulares que se aventuraron a poblar el territorio recién conquistado, encomiendas (entrega de un grupo de indígenas a un español para su “protección, educación y evangelización“) y mercedes (tierras cedidas por el rey a cambio de un pago) donde se levantaron las primeras haciendas.

Éstas eran un complejo socioeconómico autosuficiente que, en la mayoría de los casos, se encontraba formado por un núcleo poblacional denominado Casa Grande o Casco en la que vivía el hacendado con toda su familia y otras casas más modestas destinadas al personal de confianza de la hacienda, como el administrador, el mayordomo y algunos capataces. Solían contar con una capilla en la que se ofrecían los servicios religiosos a todos los habitantes de la propiedad. Además, contaban con trojes y eras para el almacenamiento y la molienda de los granos, así como establos para animales. Un auténtico lujo.

Haciendas en México

En la Nueva España existieron principalmente dos tipos de haciendas, las de beneficio y las agro-ganaderas. En las de beneficio por medio del azogue (mercurio) se extraía la plata de los minerales. En las propiedades agrícolas y ganaderas se producían todos los artículos de primera necesidad y abastecían de consumo a las de beneficio. Con el paso del tiempo las haciendas de beneficio se fueron fraccionando debido a la baja producción y la demanda creciente de vivienda, poco a poco fueron abandonando su principal finalidad y dieron origen a determinadas ciudades.

El sistema hacendario logró sobrevivir con éxito hasta los primero años del siglo XX, periodo en el que la desigualdad e inconformidad desembocó en el movimiento revolucionario de 1910. Ese año se inicia la ruptura del latifundismo y comienza una nueva legislación agraria, provocando el reparto de casi todos los bienes muebles e inmuebles de los hacendados. Muchas haciendas pasaron a convertirse en propiedades ajidales, por lo que fueron saqueadas y abandonadas. Algunas se encuentran en muy mal estado, casi en ruinas. Otras afortunadamente, gracias al esfuerzo de alguno de los propietarios han sido remodeladas y funcionan como hoteles, restaurantes …

Durante nuestro viaje pudimos comprobar de primera mano el gran trabajo físico y económico de sus dueños para convertirlas en maravillosas edificaciones donde disfrutar de algunos días de descanso, vacaciones, bodas u otro tipo de eventos. Cada una de ellas esconde entre sus muros una historia diferente.

Hacienda La Magdalena (San Francisco de Tesitán)

Se encuentra ubicada a unos quince minutos en coche de la ciudad de Zapopan concretamente en la localidad de San Francisco de Tesitán. Data del siglo XVI y por su cercanía a la ruta de la plata de Guadalajara a Zacatecas era paso obligatorio de las diligencias. En 1854 y habiendo sido propiedad de las monjas de Santa María de Gracia anteriormente, la compra el Sr. Escandón que junto con don Manuel de Olazagarre convierten parte de ella en la fábrica de hilados y tejidos de algodón llamada la “Escoba”, la primera que elaboró esta fibra en el occidente de México.

En 1876 las tierras de labranza fueron vendidas a don Ramón Chávez permaneciendo en propiedad de sus descendientes por siete generaciones. La hacienda fue convertida en Hotel-Boutique y cuenta con 11 suites con nombres de damas y caballeros que en alguna época moraron en ella. Posee unos bellos jardines, piscina, un gran salón donde organizar actos de diferente índole …

Nos alojamos durante una noche en esta inolvidable hacienda, llegamos durante la tarde-noche y la verdad es que nos hubiera gustado permanecer más tiempo ya que es preciosa. En la mañana nos deleitaron con desayunos típicos de la región y nos mostraron diferentes trajes tradicionales de Jalisco. Si algún día nos casáramos en México la Hacienda La Magdalena sería sin duda el lugar que elegiríamos! Una maravilla de haciendas mexicana en Jalisco.

Más detalles aquí

Haciendas mexicanas en Jalisco

Hacienda El Carmen (Ahualulco de Mercado)

Los registros más antiguos que se tienen de estas tierras, datan del año 1569, cuando fueron otorgadas a don Francisco Merodio de Velasco. Tras pasar por varios propietarios, doña Francisca y don Juan González, cedieron los terrenos a la orden de los Carmelitas Descalzas en 1728, a cambio de una mensualidad vitalicia. Fue entonces, cuando a la Hacienda de Santa María de Miraflores se le cambió el nombre por El Carmen de Miraflores.

En el año 1961 la propiedad fue vendida a doña Marta Serrano Zermeño y su esposo el doctor Joaquín Baeza del Monte, quiénes restauraron la casa principal y en el 2001 abrieron un lujoso hotel y spa. Esta hacienda mexicana en Jalisco cuenta con 26 habitaciones decoradas en un estilo mexicano antiguo.

En sus amplios jardines se realizan diferentes celebraciones durante todo el año, especialmente bodas. Cuenta con varios caballos para realizar paseos y un spa con servicios de masajes, jacuzzi, sauna, … A esta hacienda también llegamos durante la tarde-noche pero pudimos disfrutarla algo más que la de La Magadalena. Nos regalaron un pase al spa tras dejar las maletas y mostrarnos las instalaciones.

Quedamos tan relajados que nos hubiéramos ido a dormir nada más terminar pero una riquísima cena nos esperaba antes de finalizar el día. Lástima no haber tenido tiempo de disfrutar la cena y el bar con algo más de tranquilidad y es que al día siguiente tocaba diana bien temprano! Inolvidable también esta hacienda convertida en hotel.

Más detalles aquí

Hacienda El Carmen Jalisco

Hacienda La Labor de Rivera (Teuchitlán)

Se ubica a 55 kilómetros de la ciudad de Guadalajara, en el estado de Jalisco. Dentro de la denominada Ruta del Tequila. La hacienda La Labor de Rivera es una mansión colonial acondicionada para ofrecer el confort y las amenidades del siglo XXI. Posee un restaurante gourmet, actividades al aire libre como montar caballos o explorar en bicicletas de montaña. También hay kayaks para remar en el lago.

Cuenta con 11 habitaciones cada una de ellas totalmente diferente a las demás. A esta hacienda fuimos a desayunar tras alojarnos en la Hacienda del Carmen. Posee también una pequeña capilla y habitaciones con pasadizos secretos por donde antiguamente desaparecían sus moradores cuando se veían en peligro. En esta hacienda no tuvimos la suerte de poder alojarnos pero si que paseamos y conocimos sus instalaciones, ¿sabías que poseen una cuadra con numerosos caballos?

Más detalles aquí

La Labor de Rivera Jalisco

Villa Ganz Boutique Hotel (Guadalajara)

Villa Ganz, a pesar de no ser una hacienda mexicana en Jalisco, si que se trata de una antigua casona reconvertida en el primer hotel boutique de lujo de Guadalajara. Está situada en la que algunos consideran como la zona más bonita de Guadalajara, La Zona Rosa.

Cuenta con diez suites, cada una con una distribución totalmente diferente. Está decorada con mobiliario y objetos tanto antiguos como contemporáneos creando una atmósfera sofisticada y atractiva. Cuenta con una bella sala tras atravesar la recepción y una terraza con jardín donde se sirve el desayuno y donde nos deleitaron con una increíble cena al más puro estilo mexicano, aún no sabemos si nos gustó más la comida o el ambiente distendido que se respiraba en el lugar, una delicia en todo caso. Es un lugar que invita a relajarse (cosa que nos hacía falta tras el intenso periplo por parte del estado).

La ubicación del Villa Ganz Boutique Hotel es excelente en la ciudad de Guadalajara. Llegamos a él tras un agradable paseo por la ciudad. Tuvimos algo de tiempo para descansar y charlar en su acogerdor salón y en la noche nos deleitaron con una fantástica cena mexicana. Nos encantó el lugar.

Más detalles aquí

Villa Ganz Hotel Guadalajara

Cuando volvamos al estado de Jalisco, sin duda, optaremos por alojarnos en alguna hacienda porque ya se sabe que probarlas es repetir.

Datos prácticos haciendas mexicanas en Jalisco:

– Existe una Asociación de Haciendas y Casas Rurales de Jalisco donde se han agrupado una veintena de pequeños y exclusivos establecimientos bajo el concepto de Haciendas, Casonas, Estancias y Casas Rurales. Su objetivo es unir esfuerzos para el desarrollo y conocimiento de este tipo de establecimientos tan tradicionales en el estado de Jalisco. 

Viaja Seguro

¿Estás preparando tus vacaciones y necesitas un seguro de viaje? Por ser lector de La Gaveta Voladora tienes un 5% de descuento al contratar cualquier seguro IATI … haz clic sobre el banner para optar al descuento. Si necesitas más información puedes obtenerla pinchando aquí.

Seguro viaje Mexico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *